31 mayo 2005

Animo bélico

Seamos sinceros, pero muy sinceros. En el fondo, sufrir es algo que nos atrae, es nuestra catapulta, ruleta de cambios, la recarga de baterías que dependendiendo de cómo se utilice, puede ser provechosa o no. Todo depende de la actitud que se tenga frente al sufrimiento. Al final cada uno elige su propia aventura, de acuerdo con ese concepto que nos hacemos de nosotros mismos y que utilizamos como justificación o excusa de lo que nos sucede.
Existen básicamente tres reacciones: la autocompasión, la parálisis y el ataque. (Por supuesto, no son las únicas, pero digamos que estas son las más populares). Muchas veces estas reacciones conforman las etapas de un proceso más o menos largo, un duelo, del cual se van sacando conclusiones relativamente definidas sobre causas, efectos y continuidades. Aquí, la palabra “duelo” adquiere un significado interesante; uno se enfrenta con las armas adquiridas en experiencias anteriores a un enemigo intrínseco, una faceta más de la cualidad humana. Hasta en los casos que parecen más injustos, la lucha no podría ser en realidad más equitativa; uno contra uno mismo. Nos combatimos, nos tomamos prisioneros, nos torturamos, y finalmente un día, declaramos un cese al fuego y reparamos los daños menos profundos. Allí comienza el lento ascenso, la salida, el exilio voluntario hacia otra etapa diferente (no mejor ni peor). Estamos acostumbrados a buscar la crisis en ese paradigma de lo que se es, en pos de lo que tal vez se quiere ser. Buscamos liberarnos del peso de nuestras culpas, remordimientos, pesares, complejos, dudas, rencores, debilidades, miedos, cobardías, iras, amores, locuras, etc. En el fondo, luchamos contra nuestra esencia, intentamos descifrarla, decantar sus múltiples fallas y quedarnos con el alimento y cuánto más duela, más fallas se encuentran, más posibilidades de conseguir la liberación del rehén que hacemos de nosotros mismos.

30 mayo 2005

La música del finde:
Peggy Lee, Joao Gilberto, Gerard Albright, Djavan, Jamiorquai, Maroon 5, Rita Lee, Marisa Monte, Bobby Mc Ferrin, Bjork, Cherry Poppin Daddies, La Groovísima, Drexler, Pat Metheny, Richard Bona, Xavier Richardeau, Madelaine Peyroux, Miles Davis, Lhasa, India Arie... Bueno, si, de todo un poco, pero me gusta.
El clima del finde:
Por suerte el sábado fue inmejorable, hermoso, soleado, ideal para caminar mucho, sacar fotos, ensayar, tomar sol, ir a la feria. Y más suerte aún fue el diluvio y tormenta eléctrica del domingo, ideal para quedarse en casa, hacer un mate, escuchar mucha música, seleccionar repertorio, cocinar algún nuevo invento y mirar por la ventana.
Lo mejor del finde:
La reunión en lo del contrabajista el sábado de noche donde vimos un concierto de Bjork del cual todavia estoy tratando de descifrar algunas cosas.
Sin embargo, lo triste:
Un post que leí esta mañana.
La idea fija:
Ese dibujo a medio terminar.
Perpectiva de la semana:
Ni un minuto para respirar.

27 mayo 2005

Ventanita MSN:
E: Qué te pasa?
Yo: Nada, por?
E: Estás aceleradísima. Te fumaste un porro?
Yo: No, no (aún…, jamás en el laburo). ‘Toy histérica, no?
E: No, histérica estabas el otro día que no habías dormido.
Yo: Ja, por suerte ya pasó.
E: Estás con todas las pilas, pero bien.
Yo: Ah! En el buen sentido! Pasa que hoy es viernes: JODA, JODA, JODA!!!!!!
…y además mañana no trabajo!!!…
Esto quiere decir que esta noche voy al Hot Club, a emborracharme con grappamiel, escuchar mucho jazz, hablar de música, de músicos, de libros, de arte, de trivialidades, de todo un poco y nada en particular, encontrarme con mis almas afines, y quizás, si el ambiente lo amerita, y el alcohol lo incita, cantar alguna que otra cosilla…
Y lo mejor es que NO tengo que irme temprano porque NO tengo que madrugar y si quiero, duermo hasta la tarde y me levanto justito para ir al ensayo, suuuuuper descansada y sin resaca (porque la grappamiel no da resaca, o al menos no a mí).
Ya estoy rumiando la noche, los sentidos acelerados… Es un presentimiento. Cuando estoy así, quiere decir que la noche va a ser eRRRRSSSSpectacular!!!!
Implica además que en todo el fin de semana no van a ver nada nuevo en esta página… (Vamos… Van a decir que les entristece ahora?…)
Pero no desesperen, aquí les mando algunos fragmentos de mi copiosa producción de viernes (hablamos de cantidad, no de calidad), fruto de este estado de ánimo cuasi escandaloso.
----------------------------------------------
Cómo lo consigue? Cómo hace para que cada cosa que diga sea una flecha directa al punto más débil de mi coraza? No es que ande por ahí con la camiseta de “Keep out” encima, pero creí que iba a ser más dura que eso, que ya había aprendido cómo viene la mano con esa clase de personas.
Sin embargo… Ahí fue la flecha, otra vez. Se creen que hablo de amor? Nop, la peor espina en mi subconciente, la mejor manera de mantenerme atenta y pendiente: la CURIOSIDAD. Me tiene absoluta e irremediablemente intrigada. Me atrae demasiado el que sea así, y que con aparente indiferencia ha recurrido en su acto de hábil matador en mi frágil cebrebro que apenas ha pasado el cuarto de siglo de existencia.
Y no es justo! (imaginen a la niña golpeando el piso enérgicamenteen este momento) Así no juego más! No vale! No quiero ser siempre a la que le toca contar en las escondidas! Ya me aprendí los números! Es mucho pedirle que termine con ese martirio y sea una pizca más explícito? Ehhh? Ehhh?! Pa piorrrrr se ríe y me mata, es decir, me derrite, y esa clásica dulce sonrisa que usa para esconder la mano después que lanzó su siguiente flecha que obbbviamente otra vez dio en el blanco, como si se arrepintiera de haber atinado… aunque estoy segura que ya se debe haber dado cuenta y lo hace a propósito.
Antes, en mi primer adolescencia, era más viva, solía ser yo la que estaba en el rol de matador, el misterio era mío, la intriga la generaba yo… Me siento vieja y niña cuando me pasan estas cosas… so sad…
----------------------------------------
“Yo la quiero pero ella me odia”
Esta es mi relación amor/odio con la computadora (léase el ordenador o incluso la maldita máquina ovárica). Prefiero considerarla en términos femeninos ya que la historia de mi vida indica que mis relaciones con mi mismo sexo son fluctuantes, lo cual no ocurre con el sexo opuesto ya que de entre ellos saco a mis mejores amigos (ever).
Pues sí, la bicha con la que trabajo todos los días tiene sus ciclos. Una mañana decide ser plácida y consecuente con la finalidad que le compete, pero otras, se pone histérica y uno “nosepuedeexplicarporqué”, y ella tampoco… No les suena conocido?
---------------------------------------
Un dedito pa arriba….
…para el hornero del campus de la empresa que consiguió pareja y está terminando de armar su nido/casa… Felicitaciones a la nueva familia!!! (bien que te costó, 3 meses que venías piando…) Cuando por fin aprenda cómo colgar fotos acá sin tener que instalar un programa, les muestro a las avecillas.
…para la empresa que al fin se puso con el aumento. Significa que mis vacaciones viajeras de setiembre son casi un hecho.
…para el cielo que se está despejando y me va a dejar ver la luna en la playa esta noche.
…para Drexler que va a tocar el 7 y 8 de junio en el paisito.
…para los más de 50 blogs que visité hoy y obtuvieron un lugar en mis favoritos.

El mundo paralelo

Me metí el gorro de exploradora, las botas todo terreno y me dispuse a abrir cada blog recomendado por los blogs que ya estaba leyendo. Me dije que sería uno de esos desafíos... leer todo, abrir links de los links, blogs dentro de blogs, a ver hasta dónde llego...
Obviamente mi empresa me tendió muchas trampas... Cada vez que leía algo que me gustaba por X razón, la metía en mis favoritos, para luego entrar otro día y leer con más detenimiento.
Ahora tengo unos 50 favoritos... Y cada día son más, tantos que dudo en ponerlos todos en este blog... Seré poco exigente? Quizás nada más soy demasiado ecléctica, o quizás aprecio simplemente la honestidad ajena, aunque lo más seguro es que, como me dice mi hermana, "a vos te gusta cada cosa, nena" ("cosa" puede aplicarse en su más extenso significado).
Uno de mis caminos fue el siguiente:
Entré a uno de mis recomendados, de ahí abrí otro recomendado y el él leí un post con un link al que también abrí. Dentro de este último había una lista de 40 blogs, y me gustó el título de uno. Fui a parar a un blog que nada que ver con lo que pensaba, pero que hacía referencia a un post de otra persona al cuál ingresé gracias a otro click. Este post hablaba de cosas muy parecidas a lo que escribiría yo misma si tuviese un poco más de coeficiente intelectual o quizás menos cobardía o más cinismo... enfin, la cosa es que me pareció brillante. Otra vez en un costado había más recomendados, unos 15.
No puedo expresar mi estupefacción al ver Mi blog (o sea éste), y el blog de Mi Otro Yo dentro de esa lista.

Siempre pensé que si se pudiese dibujar algo tan vasto como la vida, debería ser una espiral, todo vuelve al momento de partida, sólo que cuando regresas a él, lo ves con otros ojos. A veces se lo reconoce (o se reconoce uno), otras no. Este proceso en la cadena bloguística expresa muy bien a lo que me refiero. Y esta conjetura es además mi forma de justificar que voy a ver la peli "Azul Profundo" (la francesa) por 19ena vez... porque cada vez que la veo descubro algo nuevo.

26 mayo 2005

Disertaciones sobre un deporte universal

Anoche necesitaba dormir, y el insomnio era voraz, se apoderaba de mí cual boa constrictor, estrujándome, asfixiando mi voluntad. Para librarme de él decidí prender la TV y buscar alguna de esas películas de Kubrick, o algo sobre la vida de las polillas del poliéster y sus hábitos gourmets. Lo cierto es que no encontré nada en particular. Me pasé haciendo zapping.
Lo más trágico del asunto no es que ya tenemos el hábito de pasearnos sin esperanza alguna por los 20mil canales del cable. Lo patético es que cuando ya agarramos viento en la camiseta, empiezamos a detenernos demasiados minutos en las cásicas plagas: “Llame ya!”,“Teleshopping”,“Telecompras” y sus modelos de acentos centroamericanos vendiéndote sobrecitos que te ayudan a adelgazar, o máquinas milagrosas que te marcan los abdominales, o la super multiprocesadora que hace de todo, o la aspiradora multifuncional que llega al techo, o peor aún (y esto me aterroriza), el soutien de silicona que se pega en tus pechos. En cuanto a este último producto, digno de Scary Movie, siempre me pregunté muchas cosas. Está bien, no se ven los breteles y ejerce una pequeña fuerza antigravedad en los pechos (el comercial habla de turgencia), genial… Pero después que al fin te conquistaste a ese tipo que tanto te gusta y pasan a mayores, qué pasará al quitarte tu top super fashion sin espalda y él se encuentre con una cosa de plástico (encima sin pezones)? Quizás el muchacho se imaginaba que la naturaleza nos había dotado de voluptuosidades perfectas, grandes y levantaditas y hasta ese mismo momento de desilusión, estaba convencido de que se había ganado la lotería. La impresión que debe causar tocar ese material en la intimidad semioscura sin poder definir de qué se trata… La naturaleza es sabia, y a veces es mejor aprender a amar aquello con lo que uno anda naturalmente por el mundo y no ponerse nada para deformar la realidad, no?

En medio del zapping miré el final de una película alemana muy detectivesca, sin entender mucho de por qué las cosas sucedían, o quién era quién (clásica película al estilo Agatha Christie donde hay tantos personajes que perdés el hilo).

Conclusión: Sip, me terminé durmiendo unas 3 horitas para luego levantarme pa trabajar. En el medio de esas 3 horas me desperté dos veces, la primera porque soñé que se moría mi hermana; la segunda porque soñé que mi padre era un fantasma. No ha sido una de mis mejores noches.

PD. Estoy pensando seriamente en el DVD con home theater… Detesto hacer zapping.

25 mayo 2005

Nocturno

Estaba volviendo a casa después de un largo pero hermoso día otoñal. El ómnibus llegó a la rambla de Pocitos. Tenía que bajarme una parada más adelante pero algo me llamó la atención y obligué al conductor a detenerse para poder bajarme.
Crucé esa cuadra que los amantes de los rollers, bicis y skates frecuentan tanto. Estaba a dos pasos en realidad. Un cruce de semáforos más y llegué a la playa.
Ahí estaba el mar más manso que nunca... una dulce llanura azul profundo delante mío.
¿Les ha pasado de quedarse mirando fijamente algo hasta que los ojos se nublan y las imágenes pierden sus límites? Con ese grado de concentración, los reflejos dorados de la luna llena meciéndose sobre el agua parecían ser obra de una magia secreta que no se sabe bien si surge del fondo, o cae del cielo.
Permanecí bastante tiempo parada en la arena, inmóvil, azorada, escuchando el arrullo constante, dejando que me hipnotizara. De vez en cuando alguien pasaba trotando por la orilla, pisando la espuma fluorescente bajo el efecto de esta luna.
Si el mundo fuese sólo este momento, mi vida sería el mundo, o el mundo mi vida. Quizás ya lo es.

24 mayo 2005

El Otro Yo

Se trataba de un muchacho corriente: en los pantalones se le formaban rodilleras, leía historietas, hacía ruido cuando comía, se metía los dedos a la naríz, roncaba en la siesta, se llamaba Armando Corriente en todo menos en una cosa: tenía Otro Yo.
El Otro Yo usaba cierta poesía en la mirada, se enamoraba de las actrices, mentía cautelosamente , se emocionaba en los atardeceres. Al muchacho le preocupaba mucho su Otro Yo y le hacía sentirse imcómodo frente a sus amigos. Por otra parte el Otro Yo era melancólico, y debido a ello, Armando no podía ser tan vulgar como era su deseo.
Una tarde Armando llegó cansado del trabajo, se quitó los zapatos, movió lentamente los dedos de los pies y encendió la radio. En la radio estaba Mozart, pero el muchacho se durmió. Cuando despertó el Otro Yo lloraba con desconsuelo. En el primer momento, el muchacho no supo que hacer, pero después se rehizo e insultó concienzudamente al Otro Yo. Este no dijo nada, pero a la mañama siguiente se habia suicidado.
Al principio la muerte del Otro Yo fue un rudo golpe para el pobre Armando, pero enseguida pensó que ahora sí podría ser enteramente vulgar. Ese pensamiento lo reconfortó.
Sólo llevaba cinco días de luto, cuando salió la calle con el proposito de lucir su nueva y completa vulgaridad. Desde lejos vio que se acercaban sus amigos. Eso le lleno de felicidad e inmediatamente estalló en risotadas . Sin embargo, cuando pasaron junto a él, ellos no notaron su presencia. Para peor de males, el muchacho alcanzó a escuchar que comentaban: «Pobre Armando.Y pensar que parecía tan fuerte y saludable».
El muchacho no tuvo más remedio que dejar de reír y, al mismo tiempo, sintió a la altura del esternón un ahogo que se parecía bastante a la nostalgia. Pero no pudo sentir auténtica melancolía, porque toda la melancolía se la había llevado el Otro Yo.

Cuento extraído del libro "La muerte y otras sorpresas" de Mario Benedetti (Uruguay, 1920-)
An angel runs
Thru the sudden light
Thru the room
A ghost precedes us
A shadow follows us
And each time we stop
We fall
Poems - Jim Morrison -

22 mayo 2005

Drexler y el mundo de lo simple

¿Por qué es buena terapia escucharlo? Porque te hacer acordar que el que suele complicar las cosas, es uno mismo. Life is simple.

RÍO ABAJO
Río abajo corre el agua/río abajo, rumbo al mar/desde el puente/veo el agua del río pasar y pasar/miro abajo y río/al verme pensar : /que yo soy el agua y tú, la ley de gravedad /La vida es larga y yo voy a seguir/camino de tus brazos/Si el río corre, no puede más que ir/río abajo/Río abajo, y vamos, que la vida es un tobogán/Duele menos soltar la baranda/y dejarse llevar/Como el agua del río/camino del mar /yo soy de hierro/cuando tu eres un imán/El agua da rodeos y al fin termina siempre por abrirse paso/Vendrás ,tarde o temprano hasta mí,yo sé,/yo soy tu mar y tu vas río abajo.

CAMINO A LA PALOMA
Hay una parte de mí que va/camino a La Paloma./Por un recuerdo de campo y mar,/camino a La Paloma./Conozco esa carretera/como a tu cuerpo en la oscuridad,/porque solo conozco de veras/lo que una vez tuve que añorar/Alguna parte de mí será/arena de su arena./Y hay una luna que solo es luna/si es La Paloma y luna llena./Añoro esa lejanía/como a mi propia felicidad.(Aunque a veces se añora en la vida/algo que nunca llegó a pasar) /La pena me está buscando/como una niebla que se asoma,/y yo ya no estoy aquí,/yo voy camino a La Paloma.

VAIVEN
Tu caricia no me afecta,/yo la puedo tolerar, /sin mover una pestaña,/sin parar de controlar/ cada cosa que digo,/ningún gesto de más,/de lo que pase aquí dentro/no te vas a enterar./El desgrana moralejas/y analiza el porvenir/está jurando que la quiere,/que no se va a repetir./No me rindo tan fácil,/ya me supo doler,/no me cuentes el premio/que no voy a caer./ Ya no más de tu vaivén,/no ves que ya está,/no tiene revés./Ya no puedo recobrar/aquella emoción./Se desdibujó.

Y si quieren leer, escuchar y ver más, exploren el link correspondiente, ahí nomás, a la derecha.

Perfil III

Algunas otras señales de que se acerca el invierno.
Sip, la temperatura baja y los árboles pierden sus hojas. Básicamente así nos damos cuenta.
Yo me di cuenta hoy mismo, creo, porque hasta ahora disfrutaba del otoño... Aquí van algunas de las miles de conclusiones que me indican a mi que el invierno está a la vuelta de la esquina...

1) Las personas se visten con colores oscuros y caminan más serias por la calle 2) Salgo más a caminar, sobre todo a la playa, y con cámara con película blanco y negro en mano 3) Cada vez que salgo se me enrojece la nariz 4) Empecé a usar los rompevientos de cuellos enormes que me encantan, y medias para dormir 5) Ya no camino descalza por el depto, uso pantuflas 6) Al olor a mar se le suman el del mate, café, pan caliente, maní, garrapiñada, comida de olla, tortas fritas, humo de chimeneas y lluvia 7) La nostalgia inunda el ambiente 8) Creo menos en la existencia del amor o quizás lo necesito más 9) Uso bufanda, pashminas o chales para salir 10) La piel se vuelve más sensible al tacto 11) Estudio más 12) El 70% del día (y el 90% de la noche) se relaciona con el jazz 13) Cuando salgo cruzo a la vereda con más sol y más hojas secas para pisar 14) La gente que conozco es más parecida a mi, y los amigos que hago entre esa gente son para toda la vida 15) Añoro tener una chimenea 16) Compongo muchísimo más 17) Tuve que bajar la intensidad de enfriamiento en la heladera a 4 en la ruedita 18) Me gasto el agua caliente del calefón cuando me baño 19) Pienso más seguido en él, pero ya no me afecta 20) Cambio un viejo complejo por uno nuevo 21) Los domingos, las plazas están repletas de niños 22) Compro más libros usados en la feria 23) Salgo a ver más conciertos, voy más seguido al teatro y al cine 24) Cambio la cerveza y el vodka por grappamiel y vino tannat 25) No me corto el pelo y lo uso suelto más seguido 26) Hablo menos pero escribo mucho más 27) Sufro de ataques de chocolate caliente y escones de queso o panqueques 28) Empiezo a bajar de peso 29) Tengo la agenda repleta de compromisos y aún así tengo tiempo para estar a solas 30) Observo mucho más a las personas 31) Tomo menos agua fría y más mate o té de gustos raros 32) Me concentro en algo nuevo en lo que tiene que ver con las artes plásticas (este año son los rostros y el tiempo en ellos) 33) Me rindo con más facilidad ante luchas que ya llevan mucho tiempo 34) Soy más cálida y receptiva con las personas 35) Empiezo a planificar mis vacaciones de primavera 36) Me canso menos, pero duermo una hora más sólo por el placer de zambullirme debajo del acolchado de plumas 37) Regalo ropa a aldeas infantiles y a los sin techo 38) Obro de Dra. Corazón para alguno de mis amigos que acaba de separarse o que cumple algún aniversario con alguna pareja que ya no es 39) Estornudo (como ahora) 40) Me distraigo con cualquier detalle en la calle 41) Me acuerdo que tendría que hacerme algún examen general con médico, pero recién me lo hago antes de viajar en la primavera 42) Me planteo tercamente el conocer una persona en particular que es misteriosa o esquiva (para primavera obtengo lo que me propuse), aunque tenga que abrirla con tirabuzón (pobre del incauto) 43) El el proceso de descubrimiento de esa persona, me mata, me carcome la curiosidad 44) Visito más seguido a mis padres 45) Fumo más 46) Me propongo dejar el vicio por enésima vez 47) Fallo (en verano acierto) 48) Le sonrío a todo lo que me parece espontáneo en la calle (por ejemplo, las dos niñas que estuvieron 10 minutos pateando un montón de hojas y saltando para escucharlas crujir; la tercer niña era yo) 49) Me gusta salir a bailar salsa 50) Recuerdo a mis seres queridos con más frecuencia

En conclusión, y después de haber releído estos 50 puntos, he de reafirmar que el invierno está cerca. ¡Y me ecanta!

21 mayo 2005

En pantalla grande

Para matizar el otoño y escapar a la lluvia, el frío y la aceleración mental, nada mejor que una buena peli en pantalla que se te viene encima y sonido doubly noséqué.
Anoche Andrés me rescató y fuimos a ver cualquier cosa, o al menos no sabíamos lo que veríamos hasta llegar al cine.
Y bien, en el Movie Center del shopping, había de todo un poco. Me llamó la atención la cola gigantesca para ver Episodio III... Pero nuestra opción fue Cruzada, cuyo título original - que como es de esperarse, no tiene nada que ver - es Kindom of heaven.
Peli que comienza ambientada en Francia en el 1100 o algo así, y sigue en su mayoría en Jerusalén de la misma época. Es una historia de caballeros y guerra santa, muy al estilo Gladiador, aunque mucho mejor lograda.
Es recomendable, por cierto, y obliga el aconsejarles que cuando o si la ven, presten especial atención en la fotografía. Creo que si en algún momento no se hubiesen escuchado las voces, o visto los subtítulos, las imágenes hubiesen obrado tal cual las palabras. Hacía mucho tiempo que no veía tanta sensibilidad en los cuadros y las tomas... Creo que desde El Paciente Inglés, no vi algo semejante... Quizás esto se deba al fenómeno generalizado que la ciencia ficción impulsa, donde si no ves un auto que explota, un meteorito de dimensiones astronómicas que cae, un monstruo terrible, luchas de naves espaciales que se escuchan!?!? en el vacío, entonces no es popular ni recolecta premios. Ojo, me encanta la ciencia ficción, pero más me gusta la realidad.
Si complementamos esto a la música elegida, tenemos que redondeando, es una realización con buenos guiones, buenos actores, argumento contundente, excelente fotografía e interesante música. Completita e imperdible. Déjense llevar.
(Una sección del Sensei de la SabiTuRRía Popular)

“Dime lo que comes y te diré quién eres”
Y es cierto, es algo que puede verificarse día a día.
Soy una adicta, fanática y consumidora compulsiva de quesos. Bueno, en realidad no es para tanto, pero cada vez que puedo, mis comidas van complementadas por alguna variedad de queso. Esto me convierte en ratón?
Sin embargo, puedo afirmar algunas cosas sobre la gente que me rodea. Por ejemplo, mi amigo Fede adora lo picante, las comidas mexicanas, todo lo que le obligue a tomar galones de cerveza después, corrijo, durante y después. Esta actitud se ve reflejada en su diario vivir - no sólo porque vive tomando cerveza -. Fede es un tipo picante en sí, activo, de fuertes convicciones, acalorado, pero de buen corazón, disfrutable y divertido.
Lo mismo los chinos y japoneses, que basan su dieta en el arroz, tienen fama de ser meticulosos, detallistas, diestros, sabios (diría el Sensei)
Será que las comidas tienen ellas mismas algún tipo de incidencia en nuestro carácter? O será que cada ingrediente utilizado lleva un carácter intrínseco en él, que transmite a quien lo ingiere?

El otro día mi padre comentó en la mesa dominguera familiar: “esta chica tenía bien la actitud de una vegetariana”. Cuando le pregunté por qué, me dijo: “esa apariencia de anorexia perpetua, esa forma de hablar pausada; parecen plantas”. Por supuesto, no le dije que durante todo ese período en que él no me conocía, formé parte de ese grupo de ‘plantas’, pero de todas formas - ya que esto último es irrelevante -, me vi obligada a retrucar: “entonces vos que comés la vaca entera cuando te mandás un asadito, qué sos?”. Obviamente, cualquier argumento en ese momento lo hubiese dejado en ridículo. (Para los vegetarianos que estén leyendo: los comentarios aquí leídos son producto de una mente ignorante con egolatrismo agudo).
Más allá de haber ganado esta pequeña gran batalla, hay algo en el fondo de este asunto que me tiene intrigada.
Desde que gozo de libertad completa y un espacio exclusivamente mío, mis menús incluyen las más variadas especies aromáticas, algunas de las cuales me afano en cultivar en mi restringida ventana, más los quesos que nunca faltan, cereales y semillas, yogurts, muuucho pescado y mariscos, chop suey, frutas, nada ‘light’ o ‘diet’, todo lo más fresco posible. Básicamente, me concentro en comer sano. Pero si este saber popular es acertado, en qué me convierte mi dieta? Sería ésta la causa de mi multifacética personalidad?
Y qué hay de los africanos que viven de los gusanos de las raíces de los baobabs? O los vietnamitas que comen langostas, cucarachas, perros, gatos, ratas? De qué manera es afectado su carácter (suponiendo que Sensei no se equivoque)?

20 mayo 2005

Abriendo la Caja de Pandora

No sé qué es peor, si el remedio o la enfermedad.
Mi autodiagnóstico es el de esquizofrenia de escritor. Unos días ecribo yo, otros Dharma, y el resto, los relatos provienen de cualquier otra persona/personaje/ente/cosa que mi mente me tire. Actriz reprimida quizás? Además cada uno de ellos tiene estilo propio (sin juzgar si su calidad literaria es buena o no).
La cuestión es que decidí dejar aflorar a Dharma creando este blog.
Como resultado, desde el día 0, mi mente hierve de ideas, de temas, de preguntas, de curiosidades, de anécdotas mías o de mis facetas para escribir. Dharma resucitó, pero con ella, renacieron 20 mil más... Tengo una legión de personajes que quieren expresarse y por cada cosa que posteo hay 10 descartadas, pues a pesar de todo, hay que ser un poco selectivo, por más que ésta sea una página de catarsis y sólo sea visitada accidentalmente por algún navegante intrépido.
Tómenlo entonces como una advertencia...

19 mayo 2005

Doble Invención
Cuando la rosa que nos mueve
cifre los términos del viaje
cuando en el tiempo del paisaje
se borre la palabra nieve

Habrá un amor que al fin nos lleve
hasta la barca de pasaje
y en esta mano sin mensaje
despertará tu signo leve

Creo que soy porque te invento
alquimia de águila en el viento
desde la arena y las penumbras

Y tú en esa vigilia alientas
la sombra con la que me alumbras
y el murmurar con que me inventas

(Extracto de "Salvo el crepúsculo" de Julio Cortázar)

Entrenamiento

"Antes de lanzarse a tener hijos, busque una pareja que ya los tenga y sométalos a estudio. Critique sus métodos para imponer disciplina, su falta de paciencia, sus pésimos niveles de tolerancia, y por haber permitido que sus hijos se porten como salvajes. Sugiera maneras de mejorar el comportamiento de los niños a la hora de acostarse, pedir pipí o comer. Aproveche, será la última vez que tendrá todas las respuestas."

18 mayo 2005

Perfil II

"Lucho" (lo posteo yo, pero la autoría es totalmente obra mágica de Calambrecito)

Hay quienes dicen que la vida es una sola. Dicen que hay que vivirla a pleno, y que no hay que perder el tiempo en asuntos que seguramente son menos importantes de lo que nos parece. Que no se deben meditar demasiado las cosas, sino simplemente arremeter con convicción y estar completamente seguros que tendremos éxito. Aparentemente todo es, en el fondo, sumamente sencillo, y son nuestras dudas, inseguridades y vaya uno a saber qué otras cosas las que lo convierten en algo complejo y rebuscado, y son ellas las que hacen que en definitiva, sea lo que sea que hagamos, nunca estemos totalmente seguros de haber accionado con certeza.
Por otro lado están aquellos que predican la meticulosidad. Afirman que la vida va a ser una sola, pero que podría ser infinitas cosas, y que esto depende de cada una de las desiciones que tomamos. Todas ellas son de vital importancia, y condicionan irremediablemente el perfil de nuestra vida. Se supone que debemos ser medidos, no dejarnos llevar por tentaciones, y actuar racionalmente. Somos seres altamente inteligentes, y nuestro comportamiento debería dejar traslucir esa cualidad.
Lucho, mi hermano mayor, no pertenece a ninguna de estas dos categorías. Es un tipo inteligente, como todos - creo - y algunas veces se lo puede encontrar perdiendo el tiempo con alguna tontería, o completamente distraído, inmerso en alguna profunda meditación de perfil bajo. No dedica demasiado tiempo a sus desiciones, ni tampoco pretende lograr estar convencido que hace lo correcto. Tampoco hace disparates ni se comporta impulsivamente. Supone que podría estar toda la vida buscando la verdad y nunca la encontraría, pues él no sabe qué quiere decir "verdad" en términos prácticos. Lucho tiene dos o tres criterios básicos y prefiere arrepentirse de algo que hizo, antes que de algo que no se atrevió a hacer. Lucho siempre está dispuesto a reconocer sus errores, que son las cosas que su frágil memoria retiene con más facilidad. Su vida es agradablemente sencilla y todo es muy disfrutable. Lucho no sabe complicarse. Ha tenido algunos golpes feos que, combinados con su buen gusto y su desarrolladísima faceta esteta, lo hacen un tipo tremendamente sensible.
Lucho tiene muchos amigos; muchos, muy parecidos a él.
Lucho; por ser como es él y - sin temor a equivocarme - daría todo por tanta felicidad.

Algo viejo

El universo es tan vasto que pocos se han planteado verdaderamente su inmensidad como algo tangible. Lo que podemos ver de él es tan sólo una migaja, acotada a nuestro razonamiento y cercana sólo en la medida en que nuestros sentidos lo permiten. Así, la elección de muchos ha sido simple. Quienes optan por hacerse un mundo de acuerdo a lo que pueden manejar, posiblemente pierdan mucho en el camino y con seguridad ganen mucho también.
El mundo para estas personas se limita a lo que pueden ver, oír, tocar, degustar, a esos lugares conocidos, a ese tipo de personas que lo llenan de anécdotas para contar, a ese retazo de cielo que pueden alcanzar con sólo subir la mirada sin temor a una tortícolis y dejar volar un poco de fantasía. Estos pequeños mundos se componen de unas pocas sonrisas francas, esas lágrimas fáciles, las inseguridades y miedos cotidianos, pero eso sí, en ellos siempre se ha de estar cómodo, pues uno elige dónde y cómo, cuándo y por qué ocurren las cosas allí. Y si a veces se escapa algo de lo previsto, rápidamente se acomodan las variables para que de nuevo todo esté en calma.
De esta manera, la felicidad depende de esas pocas y variadas cosas, es simple y fácil y todo está envuelto en esa burbuja individual de quien allí vive.
Y por ser tan pequeños, no necesitan más que un poco de fuerza de voluntad para seguir funcionando.
El universo es vasto, si, pero hay quienes no precisan saberlo porque dentro de esa inmensidad tienen lo poco que se necesita, sus munditos a batería.
Existe un anhelo oculto tras el espeso cortinado del dolor, revestido en las miles de vueltas del mundo, de un destino que siempre me ha llevado al reencuentro con el pasado tarde o temprano.
Faltan puntos, tildes, comas por transcribir en esta historia. Y hasta que no cierre completamente tendré esa certeza inmortal de que habrá una vuelta de hoja, el momento en que todos los cabos estén al fin atados de un mismo hilo.
No suelo contar con la paciencia a mi favor, pero cuando me olvido de esperar, entonces surge la respuesta, el reencuentro.
El universo confabula para que ésto suceda. Para entonces sabré qué tan equivocada estuve, o qué tanto lo estoy ahora.

Perfil I

Virginia estaba parada en la calle adoquinada de la peatonal. Un poco distraída con el aire cálido, un poco investigando el juego que un grupo de niños compartía, y más que nada ansiosa e inquieta por lo que viviría a partir de ese día.
Se sentó finalmente en uno de los bancos de hormigón, para descolgarse la guitarra que había olvidado que aún llevaba en la espalda desde las primeras horas de la tarde.
Allí fue que la conocí.

Todo - Samantha Navarro

Todo lo que digas yo ya lo oí
Todo lo que mires yo ya lo vi
Todo lo que quieras lo conseguí
Todo lo que sientas yo ya lo perdí

Todo lo que escribas yo ya lo leí
Todo lo que esperes ya se fue de mí
Todo lo imposible me dejó aquí
Con estas estúpidas ganas de ti

Estoy más acá del bien y del mal
No lo elegí, no lo elegí
Yo estoy más acá del bien y del mal…

Yo necesito que me mientas una vez más
Para saber qué es verdad.

17 mayo 2005

Las razones

Uno se pasa la vida cayendo en lugares comunes, más que nada porque la comodidad obliga y la pereza nos gana.
Entonces dentro de todos los paradigmas que nos rodean, empezamos a buscar la crisis, inconcientemente indagamos en las leyes para encontrar la quinta pata, la excepción. Así es como creo yo que sobrevivimos en relativa salud mental.
Yo me pasé la vida escribiendo en cuadernos, sin razones que yo haya descubierto, pero sin embargo, en busca de la quinta pata.
Un buen día aparecieron los blogs, y aunque amo escribir a mano, sobre papel de verdad, con lapiz de verdad, se me hizo menos extraño adoptar la modalidad computarizada.
Es mejor escribir si hay más ojos que los míos para leer, y más mentes que la mía para interpretar lo que quiero decir.
Otra razón: Porque la esquizofrenia que me caracteriza necesitaba una válvula de escape.
Last but not least: Porque si.