27 setiembre 2005

La Octava Dimensión

Esto de que llevo el sol conmigo cuando voy para Chile, parece ser demasiado cierto algunas veces.
Curanipe es uno de los balnearios de la 7ma Región, inmediatamente al sur de Pelluhue, con arenas negras volcánicas que el Océano Pacífico intenta devorar una y otra vez.
Unas 3 horas en micro (puede que me equivoque, el tiempo deja de importar en ese lugar), atravesando cerros y pueblitos, casitas con pequeños viñedos, Parrales , y después de ver transitar familias y "guasos" con sombreros típicos y la piel curtida por el sol, finalizan en un lugar donde el bosque, el mar, la cordillera, el campo y la paz forman una mezcla armoniosa y apabullante. Pisar Curanipe es entrar en otra dimensión.

La primer tarde éramos dos entes, dos guitarras, en lo alto de un cerrito, detrás de la casita de madera, rascando acordes mientras el sol se despedía.
Las puestas de sol sobre el mar tienen una belleza sólo comparable con la paz alrededor. Gaviotas, pelícanos, patos buceadores, recortando sus sombras en el resplandor crepuscular, mientras el silencio sólo puede ser interrumpido por el romper de las olas en las rocas y la arena. El estruendo se hacía más fuerte si arrojabas un puñado de arena en dirección a él, aunque jamás lo intentaría personalmente. No me arriesgo a hacerlo enojar.
Alguien me repitió varias veces, con un dedo índice señalando al Pacífico, el cual todos sabemos que no es tan tranquilo: "¿Y tú te atreves a desafiarlo a EL?". Por eso y por respeto "a EL" me absuve de probar su enojo.
Es inevitable pensar en esto... El agua que estoy mirando, podría ser la misma que dejé en mi paisito. Si me bañara en el Pacífico, quizás me encuentre con los mismos átomos que alguna vez me mojaron en Montevideo, o en Rocha. Podrían haber dado la vuelta, o haberse evaporado y condensado en cielo, para luego llover de este lado del mundo... Sin embargo, al mirar hacia el horizonte, simplemente miro en dirección contraria a la que miro cuando estoy en la playa Este del Cabo Polonio. (Esto me recuerda lo difícil que es explicar el por qué los urugayos podemos tener el privilegio de ver tanto auroras como crepúsculos sobre el mar...).

Hacía mucho tiempo que no me encontraba con momentos tan musicalmente creativos. Fueron muchas canciones, horas enteras, y sin límites. Es más, los límites parecieron anularse con la eliminación de estos 1800 km que distan entre Montevideo y Santiago (y algunos kilómetros más hacia el sur).
De esos cuatro días, es cierto que en dos de ellos olvidé completamente mi origen, mi nacionalidad y dejé que la música me llevara hacia momentos adimensionales.
Probé jaivas (de chuparse los dedos) y quizás exedí la cantidad de pisco y ron en la sangre, pero valió la pena. Además, eso hizo que fueran hasta absolutamente pintoresco los apagones que se sucedieron en esos pocos días una vez caída la noche. Los habitantes del lugar tampoco tenían idea de qué estaba pasando. Al menos, la oscuridad permitía disfrutar de las estrellas y la luna de una manera mucho más intensa. No, no molestó para nada...
Supe ya en Montevideo, que es esa oscuridad se perdió el sonido de una armónica, y alguien se ganó una quinta pata, de esas que no me canso de buscar.

En el centro de Curanipe, pequeños botes salen una y otra vez a pescar y recolectar mariscos. A su regreso, luego de sortear las tramposas corrientes de este mar, los pescadores encallan en la orilla y el bote es atado a un par de bueyes y arrastrado arena adentro, bajo la vista aguda de cientos de gaviotas que esperan los restos de la limpieza de lo capturado.

El pescador no es osado pero sí bien acostumbrado a sus labores. Vi un grupo de 6 hombres trepados en un extremo de un bote dado vuelta, apoyado sobre una cornisa, suspendidos a unos 3 o 4 metros de altura para repararlo. También salen del agua helada con trajes de neopreno de un grosor considerable y se cambian al aire libre. Mientras sus esposas venden lo conseguido en la pesca, ellos dedican horas enteras a tejer redes, cual hábiles arañas.

Las visitas inusuales en la baja temporada despiertan la curiosidad de los habitantes locales. Así es que cada instancia de compras en el pueblo parecía un desfile de modas. Todo el mundo mirándote extraño. El farmacéutico no preguntó dos veces antes de vender un antiácido que debía supuestamente venderse con receta. (Aprovecho y abro parétesis para comentarles que las cajas de cualquier medicamento vienen sin prospecto. Andá a preguntarle la dosis de un antigripal a Toto, ahí, donde el Diablo perdió el poncho!).
El del almacén no estuvo muy contento por haberle comprado una minúscula zanahoria de 20 pesos chilenos así que hubo que agregar refrescos al pedido (pucha que nos miraba feo!).

El tercer día, el viento me dejó experimentar con una cometa, de esas que tienen forma de ala delta y que se manejan con dos piolas, para realizar piruetas con ella. No estoy segura de ser muy diestra en el asunto, sobre todo cuando la veía clavarse de pico en la arena negra, luego de un giro errado. Pero me divertí como si tuviese 5 añitos y se me ocurrió que al fin de cuentas, el parapente no es más que una marioneta voladora. Y ya conocen mi fijación con las marionetas... Así que ya estoy pensando en pedirle a los Reyes una, o mejor!: Cuando SEA grande VOY a SER un Parapente!!! Ahí va!

No es caro comprar un terreno por ahí. Quizás unos 4 millones la parcela, con cerrito privado incluido. ¿Para qué pedir más?

Me llevé de vuelta a Montevideo la música escrita (en parte), arena en los zapatos que sigue cayendo aún en estos días, fotos (saqué muchas y me sacaron también, como quien te roba un beso; aunque sólo les puse las de color, también hay blanco y negro), un montón de memorables puestas de sol, flores del lugar y pequitas que aparecieron en mi nariz, y sin duda, carcajadas de esas que te hacen doler el estómago y los músculos faciales, las mejores imporvisaciones en años, los momentos espontáneos más atesorables, además de una cierta inconciencia del mundo, deliciosa inconciencia que sabe hacer feliz, en una dimensión donde el todo y la nada son uno.


Yo que usted me tiro de cabeza sin ver donde está el fondo!!

PD. Ya sé... estas fotos son muy "normalitas". Los experimentos vienen después...

25 setiembre 2005

Recorrida por Santiago

Talca, 9 de Setiembre, 2005
Tardó pero llegó, o tiene intenciones de hacerlo.

Sucede que es poco el tiempo que paso encerrada y la verdad, es un alivio despegarse de los computadores, sin sentirse culpable, y extender los horizontes más allá del metro y poco que separa nuestros ojos del reflejo de la pantalla.
Y más razones tengo aquí, donde los horizontes son montañas y nubes, y luces y esculturas, y casitas y caras y soles primaverales y pájaros volando.

Un paseo repleto de imágenes
Obviamente y como no puede ser de otra manera, ando con la cámara encima como si fuese un miembro más partiendo de mi costado derecho, mi costilla o mi cadera, como mi Eva digamos. Esta ciudad me pidió un rollo blanco y negro que no le pude negar, y se lo consumió en unas pocas horas.
Mi trabajo - si decido aceptarlo - es ver, observar, dejar que mis ojos se devoren las fachadas de las casas más antiguas, los pretiles, los balcones, las peatonales, los cerros, las exposiciones de arte, los árboles, todo lo que ellos puedan barrer con ímpetu huracanado.

En un ataque de alta autoestima y ego superlativo, me autoconvencí de que yo traigo el sol a Chile. Me habían avisado que hacía un frío insoportable, del cual me previne trayendo un montón de ropa abrigada. Resulta que al amanecer en Santiago, la temperatura no bajó de los 23C en el día. Y yo sin ropa liviana. Me pasó exactamente lo mismo en mis anteriores viajes, así que desde entonces, cuando llueve, algunos de mis amigos chilenos me escriben pidiendo que vaya a visitarlos, así vuelve el sol. Como para no alimentar la autoestima...
Pero bueh! No me voy a quedar encerrada por un solcito primaveral de cagarse de calor... Lo primero es lo primero. Una de las principales razones por las que vuelvo a Chile es PARA COMER!
Cruzando la Alameda - una de las avenidas principales que va cambiando de nombre de vez en cuando - existe una aglomeración de callecitas semi peatonales, con cafecitos y casas de fachadas increíbles, un restaurante argentino, donde una pareja baila tangos en el suelo adoquinado, librerías chiquitas, tiendas de dulces y hierbas y donde el silencio - parafraseando a mi amiga Pilar - se esconde, encuentra un refugio en medio del ruidaje.
Nos acomodamos en El Diablito, un antro chiquito, lleno de cosas interesantes colgadas en las paredes. Allí degusté un pescado frito delicioso con un jugo de frutas natural, luego de haber devorado un mojito con cebollín, cilantro, tomate, ají, vinagre y alguna otra cosilla más.

Con la panza llena, el paladar y las papilas agradecidas, y el corazón contento, enfilamos por la calle Jose Victorino Lastarreas, y fuimos al Parque Forestal.
Gracias al hermoso sol primaveral, las parejas de enamorados armaban cuadros semejantes a esculturas en diversas posiciones, pero siempre en contacto, siempre cercanos y si pudieran, metidos uno en el otro, uno con el otro, dos en uno, allí, sobre el pasto, bajo la sombra irregular y en continuo movimiento del follaje, entre la ocurrencia de los juegos de los zorzales y sus saltitos.

Seguidamente, el museo de Bellas Artes nos abrió las puertas - que en realidad ya estaban abiertas, pero permitían el acceso luego de pagar unos 1200 chilenos per capita -. En la explanada principal, se ofrece una exposición llamada "Instalaciones". Este proyecto se une a los foros de Investigaciones Sobre el Espacio Mínimo y el de Un techo para Chile, destinado a solucionar el problema de los asentamientos irregulares, y dar una vivienda decente, pequeña, pero con lo necesario para que las familias puedan desarrollar una vida más o menos saludable en su interior. Arquitectos, estudiantes de diseño y arquitectura, publicistas, y muchos otros actores sociales unieron esfuerzos y sinápsis neuronales para crear dichas viviendas, armarlas, equiparlas con muebles multifuncionales que aprovecharan el espacio en forma práctica, y consiguieron el apoyo de muchas instituciones para financiarlo.

Alrededor de esta muestra de muebles multifuncionales, esculturas chilenas modernas nos dan la bienvenida y abren los espacios que siguen, en el primer piso. El cartel de la entrada de esta ala me llama la atención: "Fotografía belga". Y al costadito, un panel en cuyas letras se leía "Cazar lo Natural... Cuarta bienal internacional de la fotografía y las artes visuales de Lieja."
No hablaré de las fotos, sino que les transcribiré fragmentos del texto que obraba de introducción a la muestra.


"Esa naturaleza de la cual se trata de impedir la pérdida, ya no tiene relación
con la antigua división entre humanos y objetos. El reparto entre lo que es
cultivado y lo que es producido sin intervención humana, ya parece no
corresponder totalmente. [...] Visitante: Cace! ahuyente lo natural, por cierto
que estará de vuelta. [...] Los cazadores de lo natural exploran pacientemente
la frontera entre naturaleza y cultura, artificio y autenticidad, exterioridad e
interioridad, humanos y no-humanos."


Al costado, una muestra de esculturas interactivas que ponen énfasis en los sentidos. Una de ellas, buscaba la exploración del tacto y la unía con la intención de que los cuatro elementos formaran parte de este sentido. A unos pasos, una plataforma rodeada de hierros altos que finalizaban en un rulo, dejaba al visitante pasar en el interior. La plataforma vibraba con los pasos y las barras de hierro se movían cual espigas de trigo en el viento. El oído era el objetivo.
Cuatro esculturas en total donde uno puede entrar, tocar, explorar y hasta ser parte primordial de la obra.

Pues bien, el día pedía una subidita el cerro Santa Lucía, y fue lo que hicimos. Sin dar muchos rodeos. Imagínense a unos 150 metros (creo) de la calle mirando esta ciudad. No sólo da para fotos, sino que con la particular escasez de smog del día, hasta podía verse la cordillera con claridad, y extender la vista como un dios hacia los mortales allá abajo, haciendo ruido con sus buses amarillos y manejando a lo Mad Max o a lo Rápido y Furioso. Así fue que firmamos la entrada al cerro, atravesamos el pastito lleno de parejas a los besos, y trepamos las escaleritas y pendientes, pasamos las fuentes, vichamos a los pajaritos por doquier y llegamos a la cima.
Ya lo había hecho en un viaje anterior, aunque para Pilar, era la primera vez (y eso que es chilena y hacía meses que estaba en Santiago).

Ese día pasamos por un mercadito de artesanías y entramos en el centro de extensión de la Universidad Católica buscando al padre de Pilar, aunque fue un intento fallido. Lo bueno de esta visita fue ver la cantidad de cuadros de diversos autores en hall de entrada del edificio. Realmente para quedarse anonadada, babeando. Fijé la vista en un cuadro en particular, llamado "El Peregrino", cuyo autor es un estudiante de Bellas Artes (igual que en cualquiera de las obras allí expuestas). Para hacerles una breve descripción... Se trata de una pintura con una paleta de grises y azules parduzcos, donde está representada una loma de pastizales altos, bajo cielo nocturno. El la cima, un faro o algo parecido. El pastizal es peinado en ondas por la brisa, y una sombra humana, un hombre seguramente, con un sacón largo, hace un surco entre los pastos altos que llegan a la altura de su hombro, marcando un fino sendero, en dirección hacia la cima, aunque sin haber llegado nunca a ella. El movimiento está tan bien representado, que uno puede sentir el viento en la vegetación, al abrigo de la noche. Realmente alucinante.

Había que escuchar algo de jazz. Pilar sabía de la existencia de un lugar en el barrio Bella Vista, llamado El Perseguidor (pasen y vean). Esa noche cantaba Natacha Montory, acompañada de dos músicos excelentes en teclas y bajo (tengo que "poner pie en tierra de Incas, o sea, hacer hincapié", usurpando a Les Luthiers, en la performance de ese bajista... Es mi deber, es más, me merezco el infierno si no lo hago. Tremendo músico). No puedo darles una referencia de lo que esta chica cantaba, siendo profesora de una escuela llamada ProJazz, debe tener muchos conocimientos musicales. Lo que escuchamos fue más una especie de teatro alternativo y composiciones lúgubres y muy parecidas las unas con las otras. La mina se ensañaba en sobreactuar en escena más que en transmitir con la voz lo que expresaba. Para mí, era una demostración de free jazz un tanto marchita, aunque podría recibir miles de definiciones. Sin embargo, el lugar tiene un ambiente muy lindo y allí hay jazz todos los días. Por lo que sé, las demás actuaciones previstas en su agenda semanal son dignas de ser escuchadas y vistas.

En frente a este boliche llamado "La Casa en el Aire", en donde hay música cubana los fines de semana, en vivo, y lo que es más importante, tocada por cubanos. Ideal para el bailoteo salsero. Yo fui un miércoles por esa cuadra, así que me lo perdí, pero es bueno que se sepa.

La tarde anterior a mi partida a Talca, fuimos a recorrer una calle donde las galerías estarían abiertas hasta tarde. El evento se llama "Gallery Nights" y se estableció en un circuito de galerías llamado "Galerías Alonso de Córdova" y "La nueva Costanera". (Lo que les conté sobre las barras de fútbol ocurrió cuando íbamos a este lugar).

Este encuentro llega a su quinta edición y fue creado por la Revista de Arte al Límite (excelente revista, he de decirles) con la finalidad de "fomentar en el público la idea de disfrutar de las diferentes artes". Visitamos concretamente la Galería Cecilia Palma, de la cual ya les hablé, para ver la exposición de Jordi Castell, "Cableado".

También fuimos a ArtEspacio a ver una exposición colectiva de "Muebles Escultóricos". De esa exposición salí con una sensación de regocijo muy particular.

Pasamos por la exposición de Guillermo Muñoz Vera, llamada "Cuaderno de Viaje", en donde básicamente se exponían cuadros de paisajes característicos de las distintas regiones de Chile. Mirados de lejos, estos enooooormes cuadros parecían fotos. No me convenció mucho, aunque pude ver que es un artista muy reconocido. Sin embargo, dos de sus cuadros, pequeños cuadros, dejaron huella en mi retina. Ambos cuadros representaban paisajes de Santiago, y me atacaron las entrañas de alguna manera. Esto fue en la Galería Isabel Aninat.

Pero la joyita, lo mejor que vi en este recorrido, estaba en la Galería Matthei. La artista María Paz Valdivieso y su trabajo llamado "Marionetas".

Los cuadros de técnica mixta que ví son algo inexpresable. Sentí cómo subía a mi garganta esa sensación que me deja impotente, emoción a flor de piel. Los cuadros tenían tres dimensiones. Un lienzo por detrás y luego otro adelante, sobre el marco, clavado rústicamente. La pintura daba esa impresión de movimiento de las figuras, de sombras, de un antes y un después en las escenas representadas, de profundidad de los objetos. Además, de esos clavos con los que estaba sujeto el segundo lienzo, partían hilos que se cruzaban formando ángulos sobre la pintura. Me compenetré tanto que las lágrimas se asomaron en un rinconcito de mis ojos y el corazón me empezó a latir aceleradísimo, como si quisiera escaparse y estrellarse contra alguno de estos cuadros. Hay presencias, ausencias y vida en estas pinturas. Quizás sea una pésima crítica de arte ya que la puntita de mi corazón se me dobla con cualquier idiotez, pero estaría en falta conmigo misma si no confesara que estos cuadros me transportaron, me despertaron sensaciones indescriptibles y que ojalá que aluna vez puedan sentir.

Acompañando el viaje de estos cuadros había un texto de Astrid Fugillie, "La tierra de los arlequines, ese arco que se forma después de la lluvia", del cual pensaba transcribir algunos fragmentos pero después cambié de opinión y decidí que aunque este post se haga larguísimo, merecen tener el texto entero a su disposición.

"1. Había una vez un lugar con palabras del día, esa curva que se forma
después de la lluvia: se llama arcoiris y es la tierra donde virtudean los
arlequines.

2. El rayo antiguo es sustituido por el rayo nuevo. Siete trazos donde la luz
blanca del sol hace que sus huéspedes bailen, se hundan, templeen como destellos
de algún relñámpago caído de la Fe.

3. Cuenta la leyenda que en el medioevo del mundo su antecesor fue un demonio
llamado Hellequín. Siempre existe una oveja negra en la familia, un ojo
malo.

4. Hellequín era primo-hermano de la muertematadora y autor de la máscara
negra que es la ausencia de luz y el rostro de los arlequines. Pero los
alrequines son muy bien intencionados. Tal parece que fueron los "Bufones de
Dios".

5. Un día en que Hellequín diablaba desprevenido por la remota Francia,
borraron el ojo malo de su máscara negra y Hellequín se volvió prudente porque
con, la noche oscurobella por cara, pudo por primera vez dormir y así, dar
inicio a otra vida paralela que es la vida de los sueños...

6. -Si el mundo no acomoda - se dijo, entonces, Pierrot - coge esas cuerdas
mágicas y coloreadas que bajan del cielo, brinca arriba y haz hogar en el rojo
encarnado, ese aro que nace después de la lluvia.

7. Los arlequines sonseran hermosa descendencia: tienen corazón que se aranda
y se agranda hasta donde termina el aire y el aire tiene un color semejante al
oro y es ese color oro el aura que los convoca.

8. Se reúnen en el canto que bordea al cielo, ese arcoiris que asoma después
de la lluvia. Sus juegos son caritativos como la flor de la retama o como la faz
jugosa y limpia de un limón que amarilleara al mediodía.

9. El pincel de la flor de la violeta impulsa a estos santos lúdicos en
volteretas por el aire y voltean y voltean y voltean dando puntadas con el hilo
del amor - que es el Bien -, allí, donde ríen los bailes.

10. La turquesa, con esa profundidad que tienen los espejos, no es ausencia
en sus vestidos: azul verdoso de la Persia alargando sus manos como flores
cristalinas que se abren.

11. Con sus rombos anaranjados, estos alegres, ruedan como hermosas naranjas
hacia donde el agua de la aurora aurorea, se hace giros.

12. Y en el azul de sus cuadros abren la casa de su dios de los cielos,
capilla gentil de campanas añiles y visos cobrizos donde tantean los
contentos.

13. Tal parece que el morado claro de la tarde los volviera violados con esos
atavíos donde rumora la esmeralda como una hierba fresca, un devoto
cardenillo.

14. Es tal la piedad de estos "caídos en gracia" que para borrar todo su
cansancio en el hombre, se cubren de tallos y hojas muy verdes y así, en ese
verde colorverde, los ojos cansados del hombre descansen.

15. Decido, por tanto, volverme arlequín... ¡adiooos al estrés y a los ruidos
y empiece el canto aquí!: donde se recuesta la saviasabia que es la voz de los
años, y la luz blanca, que es el verbo del señor de los cielos.

16. Habrá una vez un lugar con palabras de sueños. Ese aro naciente después
de la lluvia. Arcoiris se la nombra y es nuestra Tierra, la Tierra de los
Arlequines
."

Adivinen qué voy a ser "Cuando SEA grande..."

Hay un millón de cosas más que podría contarles sobre mi breve estadía en Santiago. Sin embargo, creo que ya les revolví la curiosidad lo suficiente como para que ustedes mismos se vuelvan exploradores.

Estimados querubines... Aún quedan tres textos incubándose y esperando que los de a luz... Y ya hay fotos! Alimenten su espíritu y sus inquietudes y déjense llevar a otras dimensiones.

22 setiembre 2005

Tips de la cultura chilena

¿Lo dije ya? ¿Cuantas veces? Chile es poesía
El chileno tiene una sensibilidad exacerbada, quizás por vivir sumergido en este paisaje que va transformándose de Norte a Sur, con la presencia irrefutable y ensoñada de la cordillera o su sombra.
Sin embargo, parece que ellos no notan del todo su gran capacidad y talento artístico.
Algunos como Pilar, son amantes del arte, de la música, y han sido favorecidos con ese don poco común de transformar lo cotidiano, en una fiesta de sentidos.
Pilar es amante de los pájaros y muchas veces interrumpe frases, incluso palabras, suspiros, procesos mentales, para dejarse asombrar por el vuelo de un ave, o su canto, o el aletear oculto entre los árboles. Inmediatamente inicia un juego personal consistente en averiguar de qué pájaro se trata.
Aún tarareando, su voz es un suave trinar y la música es su gran pasión. Es curioso que se haya dedicado a los números a pesar de su clara inclinación por las cosas menos abstractas.
Otra de sus cualidades, que comparte con un gran porcentaje de sus compatriotas, es el profundo conocimiento que tienen de sus artistas plásticos. Podría asegurar que recibí verdaderas clases de arte moderno, sobre todo de escultores, por parte de ella.
Lo mismo sucede con sus cantautores y pintores, fotógrafos y pensadores.
Supongo que el gran sentimiento de patriotismo que abunda en esta cultura es uno de los causantes principales de todo esto.
Para darles un ejemplo, el predio de la Universidad de Talca ostenta decenas de esculturas a la salida de las facultades, o entre los árboles de un parque, y sin duda, cualquiera puede decirte por lo menos lo básico sobre la vida y obra de cada uno de los escultores que allí exponen.

Cuando sea grande quiero ser un programa de varietés
Por otro lado, ciertos puntos en su forma de vida, hacen contrapeso a esta sensibilidad. El cholulismo y devoción por la vida de la farándula es absolutamente insistente y exasperante.
Tuve oportunidad de mirar media hora de televisión en la cual el UNICO tema de conversación de todos los canales era la historia de "Kenita y el Chino". Por ósmosis obligada, absorbí la información proporcionada. Mientras en un canal, un paupérrimo presentador entrevistaba a Kenita, quien contaba los detalles de su accidente (algo tonto, por cierto) y posterior separación con el Chino, en los otros canales estaban pendientes de esta entrevista y unas actrices caricaturizaban a Kenita y sus explicaciones.
Y esto no termina aquí. Tanto las revistas televisadas matutinas, como diarios y radios locales, volvían al tema en la mañana siguiente (por las dudas de que te hubieses perdido algún detalle de esta interesante parte de la vida "privada" de estas personas).
La entrevista ponía especial énfasis en lo que ella contaba y su confirmación o refutación con respecto a la versión de la ex pareja. Partes médicas, copias de billetes de avión, fotos de los lugares, todo estaba en manos del entrevistador.
Como bien me comentaba Pilar, faltaba que le preguntaran qué ropa interior llevaba puesta ese día, o si se había hecho manicure antes de que aconteciera el rodículo accidente.

Pero bien. Enough!

Pasemos a lo que todo chileno quisiera que contara. El 18 de setiembre se conmemoró el aniversario número 195 de la Independencia chilena.
Los preparativos para la fecha son variados y minuciosos. En esa semana previa, ya se está organizando el súper asado que harán en la fecha, se hacen empanadas en cantidades industriales, y se toma pisco a lo bobo.
Las calles explotan en una sinfonía roja, azul y blanca. Banderas en las ventanas, en mástiles colocados en las puertas de los hogares, en los autos, en los comercios, en las micros, lianas de colores cruzando el pavimento de un lado a otro.
Las radios sintonizan el patriotismo y lo agudizan con cuecas y payadas desopilantes, algunas subiditas de tono:
"Si Cristo murió en la cruz, porque le clavaron tres clavos, cómo está mi hermana...."
Si en Uruguay se festejara la mitad de lo que se festeja en Chile, para el 25 de agosto (la Independencia de nuestro paisito), quizás no existiría la Noche de la Nostalgia del 24.

Lamentablemente, ya estaba de vuelta para la fecha en cuestión. Quizás en mi próxima visita...

La jerga
Otra característica del chileno son sus frases plagadas de modismos. Ya en mis viajes anteriores a este país, adquirí para mi uso personal el clásico "Cachai la wea?", y esta vez estoy dispuesta a incorporar el "Mish!" (una especie de "Mirá vos!" uruguayo). Pero todos conocemos el weón, el po, las cosas al tiro, las cosas que son la raja, y los verbos terminados en "i": Cómo andai? Qué querí? Estai diciendo puras weás!"

En esta vuelta noté algunas curiosidades más que paso a ennumerar:

1) Los perros son habitantes de cualquier lugar. En la cordillera, en las calles, en las casas, los cerros, incluso los hay en las pistas de aterrizaje del aeropuerto de santiago. Llgan a ser un gran problema.

2) ¿Por qué no hay papeleras en las ciudades? Y eso que no se ven papeles en el piso. Me maté buscándolas hasta que claudiqué y me guardé los papeles en el bolso. Esto es un símbolo de una gran cultura general. A veces miro mi Montevideo y me da una verguenza inexpresable por lo mugrienta que está...

3) Las micros paran en cualquier lado, no sólo en las paradas preestablecidas. Esto se debe a que el conductor recibe un porcentaje del pasaje vendido. Por lo mismo, el tránsito es un verdadero caos. Para solucionar muchos de esos problemas, por la gran cantidad de vehículos circulando en las horas pico, más los ómnibus y la polución y los gigantescos embotellamientos, se han adquirido unos nuevos ómnibus, que serán verdes en vez de amarillos (paz para los ojos, he de decirlo; dicen que el verde descansa la vista), y serán dobles, de esos que están unidos por un acordeón. Los ví en mi viaje de regreso, bajar desde la cordillera, nuevitos, con las bolsas todavía protegiendo los asientos. No sé cuánto durarán así, dada la gran cantidad de graffiteros(istas) y de algún que otro inadaptado social del que les contaré más adelante... Pero lo nuevo, la renovación, el cambio, siempre es para bien.

4) La red de cableado de todas las ciudades chilenas que conozco hasta ahora es otro caos. Un enredo, a una altura demasiado cercana a las cabezas de los peatones. Jordi Castell aprovechó este hecho en su exposición de fotos titulada "Cableado" (la cual vi en Santiago, en la galería de arte Cecilia Palma. La foto es uno de los más leves ejemplos).
Me resulta decididamente peligroso el que un infortunado temblor te tire una maraña de cables encima... No sé ustedes, pero yo por las dudas miro siempre pa'arriba.

5) Existe un desarrollo de la industria forestal que lidera en toda sudamérica. Las condiciones geográficas y climáticas de este país permitieron el surgimiento y espectacular pujanza de esta industria. Creo además, y sin temor a equivocarme, que los ingenieros forestales que se preparan en Chile son los mejores de toda latinoamérica.
Pero dicha industria, es además una de las principales razones de contaminación del aire, que justamente se ve empeorada por la misma situación geográfica y climática que la favorece. Cualquier ciudad que tenga una de estas industrias madereras entre sus límites, posiblemente tenga smog.
Tan acostumbrados están los chilenos a este smog, que en vez de hablar de clima ("Hoy está frío", "Qué sol!", "Uh, está nublado, seguro llueve."), son más de comentar: "Hoy hay más smog", "Hoy hay menos smog porque la tormenta limpió un poco el aire", "Al menos hoy el smog te deja respirar", "Hoy se pueden ver mejor los volcanes o las montañas".
Sin duda, una lástima... Aunque es un placer mirar todas las casitas hechas de madera, por todos lados, y las artesanías. El ying y el yang del asunto, como habrán notado.

Safari Urbano
Me ví involucrada en el medio de un enfrentamiento entre dos grupos de fanáticos. Estoy hablando, señoras y señores de fútbol... ni más, ni menos. Ni siquiera fue en un barrio oscuro ni en un callejón. Fue en la Alameda, una de las avenidas principales de Santiago!
Cruzábamos la calle, cuando de una micro bajaron unos 20 jóvenes fanáticos de la Universidad de Chile, vitoreando, aunque el partido todavía no había empezado.
En el cruce, en forma perpendicular a la avenida, venía otra micro pero con unos cuantos jóvenes fanáticos de Colocolo, vitoreando también. Esta segunda micro estaba por doblar y esperaba solamente el cambio de luces.
Al avistarse ambas barras, empezaron a gritarse cualquierismos (no hace falta que les detalles las expresiones, ¿verdad?), y los de Colocolo se bajan de la micro en medio de gritos y juramentos.
Tratamos de esquivar el grupo y cruzar rápido la calle cuando veo volar por sobre mi cabeza, un proyectil del tamaño de mi puño cerrado, proveniente de alguien detrás mío, en dirección a la barrita de Colocolo.
Nos guarecimos en la esquina, esperando pasar desapercibidas, pero cuando la luz finalmente cambió y la micro dobló hacia la avenida, con la barrita en ella, los de la U corrieron hacia la micro y con largos palos, literalmente apalearon el vehículo rompiendo vidrios y abollando el metal. Sé que muchos de esos palazos no pegaban precisamente en los vidrios, sino en la carne...
Esa tarde mataron a una joven madre de 28 años que venía saliendo de su casa en otro enfrentamiento, y dispararon un arma de pedregullos a otra persona, que quedó con la piel a la miseria.
Me contaron que este fanatismo es común, se ve siempre antes, durante y sobre todo, después de los partidos. Más que fanatismo es demencia destructiva a mi modo de ver las cosas.
Cuando me pongo a pensar en las barras bravas de Peñarol y Nacional y las penalizaciones que les ponían a los equipos cuando las barritas se ponían violentas, pienso que al final, pasa hasta en las mejores familias, demostrando que la humanidad entera tiene una enfermedad mental incurable: la violencia.
Y eso que a veces no hacen falta palos y proyectiles para violentarse... aunque en este caso, la adrenalina me subió un poquito. La vida me ha encontrado en manifestaciones que se complicaron y donde algún gas y alguna otra cosa se me anduvo rodeando, pero ciertamente, la inminencia de un enfrentamiento violento y la necesidad de estar alerta en estas circunstancias, no es de esas emociones que uno espera sentir al estar de vacaciones...

Ok querubines. Si no querían sopa, aquí van dos platos, y la cosa sigue porque cuanto más escribo, más cosas me surgen que merecen ser contadas.

A modo de conclusión de hoy, ¿quién no tiene ganas de mandarse un viajecito a estas tierras trasandinas? A mi me tiene completamente fascinada (aunque mi último punto pueda sugerirles lo contrario). Y eso que lo que sé hasta el día de hoy, es sólo una ínfima parte de la realidad.
---------------------------------------------

Antes de dejarlos en paz por hoy, les tiro algunos enlaces para los uruguayos que quieran discfrutar del Día del Patrimonio (evento del que se encuentra toda la info acá).
Está repleto de actividades, espectáculos, museos, exposiciónes, cine, teatro, etc,etc....
Esto les dará alguna idea de qué hacer este finde. Si pensaban quedarse en casita acurrucados, este es el peor momento para hacerlo.
Además, es para que los incrédulos se convenzan que adentro de nuestras fronteras, también se puede ser turista (y ojalá que lo sean).

Fotoclub Uruguayo: Sábado 24 y domingo 25: Feria de fotógrafos en la explanada municipal. (Metete en el enlace!)

Exposiciones y Muestras de Arte: "Festival Internacional de Teatro César Campodónico". En el Galpón, del 16 de setiembre al 2 de octubre algunas de las mejores obras de la escena dramática internacional. (¿Te intrigó? A mí sí. Los enlaces dan más información).

Ediciones de la Banda Oriental publicó recientemente Canciones de otoño de Luis Fernando Iglesias, libro galardonado con el Gran Premio Nacional de Narrativa "Narradores de la Banda Oriental" y la Medalla Morosoli de oro. Leí partecitas. Búsquenlo el domingo en la Feria de Tristán...

La VI Bienal Internacional del Juego se desarrolla en Uruguay desde el 21 al 25 de setiembre, organizada por el Centro La Mancha. (Uy! Juego, juego!!!)
----------------------------------------

Descansen de la lectura en esta casa que pronto habrán muchas más quintas patas.

PD. Nos vemos en La Olla.

20 setiembre 2005

En deliberado desorden

Sí, sí, querubines. I'M BACK! (Y no es gracioso volver de las vacaciones)
Les debo la segunda parte de Santiago, que viene de museos, de arte, de pinturas, de costumbres de personas.
Sin embargo, quiero contarles primero el medio, que fue Talca. Ni siquiera sé por qué, creo que para vomitar estas emociones de una vez y dejarlas ahí para que pasen y las vean antes que las fotos y el resto de los relatos.
Sé que está llevando un poco más de tiempo de lo que ustedes creerán aceptable. Sucede que entre ponerse al día en Montevideo y transcribir todo lo preescrito, se remueven las emociones y es difícil estar en dos sitios a la vez, sobre todo si "estar" implica comprometer parte importante de la mente y el corazón.
Anyway... continúo por el medio, y luego quizás retroceda a Santiago o siga adelante... El momento dictará sentencia.

TALCA I
Algunas personas dejan huellas. Otras tan sólo cicatrices, mientras que unas pocas dejan marcas de fuego. De estos encuentros, desencuentros y reencuentros se trató mi estadía en Talca.
Mi objetivo principal no se cumplió completamente pero en el correr de su cumplimiento, en los trayectos que fui hurgando para subsanar recuerdos y limpiar el vidrio que los años habían empañado delante de ellos, reconocí el error y el acierto de mi meta.
Dar nombres sería otro error, con excepción de algunas personas que se merecen capítulos aparte en mi bitácora de vida.
Sin embargo, y para darles un ejemplo, descubrí que la sonrisa del pasado hoy es oscura, lúgubre y se aisla en el fondo de una casa, donde todo el mundo transita pero el cariño jamás permanece, donde un perro casi de juguete es recipiente de anhelos, frustraciones, ilusiones y actos fallidos de una señora que dejó su vida de lado, para empujar a sus hijas hacia adelante. Triste es ver que ni siquiera hizo ese sacrificio a sabiendas, sino que éste es consecuencia del malagradecimiento de estas niñas.
Las marcas de agua de que algunos habían dejado, fueron borradas por un cambio de marea, sin mayores consecuencias y dejando sólo ausencia y espectros volátiles como testigos de un preexistente cruce de caminos. Por suerte aquí no recolecté cicatrices y lo que pensé que podrían ser heridas, son en realidad pestañeos.
Me quedo con los encuentros, o mejor dicho, con esos reencuentros con la intensidad del descubrimiento renovado, las verdaderas huellas, las que eventualmente podrían ser marcas de fuego, imborrables, y el asombro constante de esas personitas tan especiales. Y lo bueno es que colecté bastantes sorpresas de este tipo.
Creo que el pensamiento que me asaltó más frecuentemente en ese pasaje fugaz por Talca, ciudad tan hermosa y tan multifacética, es que los años sirven para decantar relaciones, o como dirían en mi paisito, para "separar la paja del trigo". Y me alegra el haberlo hecho.
--------------------------------------

TALCA II
PERFIL XIII - La Oveja Negra
Como muchos saben, yo soy la "tía loca" de mi familia. Pero antes de ser tía (porque loca siempre de alguna manera), fui el "payaso" de la familia durante cierta parte de mi infancia. Aún anterior a esta denominación, fue la de "oveja negra" de la familia.
Me maravilla el descubrir en este lado de la cordillera, en Talca, un lugar de no más de 6 meses de existencia, llamado "La Oveja Negra", donde entrás con una tarjeta o si venís acompañado de algún "amigo de la casa". Te tomás unos "combinados" (pisco con refresco), y disfrutás de la banda del dueño del boliche, Julio, quien además reconstruyó de cero el local y lo decoró con las lámparas artesanales que él mismo fabrica.
Pink Floyd, The Doors, Pappo, The Clash y otros ilustres se hacen presentes sobre la tarima de la mano de la voz cascada, de añejas pero recientes vivencias, de Julio, y excelentes músicos que tocan por el puro placer de entrar en el trance musical. El guitarrista es en el día un profesor de filosofía y está a punto de irse a Alemania por segunda vez a seguir especializándose, mientras que el bata es hijo de bateros y familiar de percusionistas, y empezó a tantear ritmos en las garrafas de gas que vende en el día aunque de hecho, a veces no tiene idea de lo que toca (estaba haciendo la clave de candombe y cuando le dí pa'delante por eso no sabía de qué le estaba hablando).

Ser la oveja negra es el karma de Julio desde que tiene memoria. Fue repetidas veces detenido por la policía, gracias a su pinta de hippie y su aspecto un tanto desaliñado. Incluso esa noche en lo que nos pusimos de acuerdo para tocar juntos, los "pacos" lo detuvieron durante más de una hora por no llevar la licencia de conducir correcta.
- Usted tiene la categoría A. ¿Sabe que es delito que conduzca este furgón? - le decían mientran lo ponían de espaldas y lo cateaban, haciéndole levantar los brasos.
El furgón en cuestión, era una camionetita con la que estaban yendo a buscar al batero que había ido a su casa en un súbito ataque de diarrea. Ante la inminencia del toque en vivo, no les quedaba más remedio que usarla para rescatar al bata del trono.
Julio vio a dos mujeres pinturrajeadas cruzando la calle.
- ¿Sabe lo que es delito? Eso es delito! Cachai? - y señaló a las mujeres ante las risas ocultas de los carabineros. Y enseguida agregó:
- No me vai a detener por esto, po?! Si querei delito, ¿por qué no sacai los 13 kilos de coca que hay en el furgón? -
Los carabineros interpretaron que al muchacho en realidad le debía faltar un jugador en su cabecita y que no debía ser tan peligroso, y finalmente lo dejaron ir.
Pero a estos eventos, esta Julio está más que acostumbrado. Le sucedió en Francia, Bélgica y Holanda, de donde su hermana lo tuvo que ir a buscar, cosa de que no confundiera libertad con libertinaje... El único lugar donde esto no le sucedió fue en Brasil, donde se empapó del ritmo carioca que llevó puesto en su yembé.

Se dedicó a vender sus lámparas por todos lados hasta que ahorró lo suficiente para comprar ese local en pésimas condiciones. Lo arregló, lo decoró, consiguió todos los permisos y armó un refugio para otras ovejas escapadas del rebaño. Nunca hizo publicidad del lugar. De hecho, visto de afuera es una puerta cualquiera, sin cartel, con un timbre al costado. La idea era el boca a boca, y funcionó.
Esa noche, luego del retraso que esa detención provocó, me saqué las ganas de cantar con esa banda unos temas y a "toda raja", porque el momento, la inspiración y la música así lo pedían.
Adoro este blues... imaginen la combinación de voces y músicas en ese momento...
"No sé por qué imaginé que estábamos unidos,
me sentí mejor, pero aquí estoy tan sola en la vida que mejor, me voy.
Y, un viejo blues me hizo recordar momentos de mi vida,
mi primer amor, pero aquí estoy, tan sola en la vida que mejor me voy.
Un viejo blues me hizo recordar momentos de mi vida,
mi primer amor, pero aquí estoy tan sola en la vida, que mejor me voy, que mejor me voy..."


Da placer ser otra oveja descarriada.
------------------------------------------

TALCA III
En esas épocas donde la libertad era una utopía, un cantautor llenó de significados a ese innombrable concepto, acompañándose de su guitarra. Fue un hombre muy querido y supongo que ésto no se debía solamente a su talento musical sino a la calidad de persona que supo ser en vida. Grandes hombres como este provocan grandes miedos en los que en los que ostentan el poder.
Fue entonces capturado antes de una de sus presentaciones en la Universidad Técnica, y torturado sin piedad. Le arrancaron una a una las uñas de sus dedos. Victor Jara subió al escenario esa noche, y a pesar del dolor en sus manos ensangrentadas, en su alma violada pero libre aún, tocó sus canciones.

11 de Septiembre de 1973: Víctor se dirige a la Universidad Técnica del Estado, su lugar de trabajo, donde cantaría en la inauguración de una exposición, desde la cual se dirigiría al país el Presidente Allende. Los militares rodean el recinto universitario ingresando a él el día siguiente, tomando detenidos a todos los profesores y alumnos que se encontraban en su interior.

Hoy sus palabras inmortales son rememoradas en una plazuela en el barrio Independencia que fue bautizada con su nombre. Me contaron que en conmemoración de esa fecha, la plaza es rodeada de velas encendidas. Sus palabras flotan en el aire...

No hace falta tener alguna inclinación política. Algunos hechos, tienen su propio peso y su propia órbita. La valentía no es cuestión de banderas o políticas, es cuestión de hombres que van más allá de ser simples seres humanos.
Me pareció oportuno hacerles partícipe de esta historia, antes que nada, porque fue real.
---------------------------------------

AGUAMARINA
Eduardo Gatti

Soles y espirales, el primer día del mundo
pescaditos chiquitos, pescaditos inmensos
arenas, cristales, tus ojos bosquejados
en playas del futuro, en rocas de mercurio
celestes dibujados que se mueven en el tiempo,
nubes de lluvia y pena que tus lágrimas son fruto
de aquel punto distante en que todo era uno y lo mismo
caracolito sube, espiral de luna brilla en tu mejilla hermosa

Y así los gusanitos llegan hasta tus huesos
p’a convertirlo en piedra y en ángulo de sueños,
volver a ser peces moviéndose
en el aguade una placenta inmensa de estrellas y angelitos

Quién aún dude de que Chile es tierra de poetas, aquí hay algunos cuántos ejemplos que harán esa duda se esfume "al tiro".
PD1. Adivenen a dónde iré este jueves a las 2130hs... ¿No saben? Hay que estudiar en mi ausencia! Busquen, busquen...

08 setiembre 2005

Cuando me voy para Chile... cruzando la cordillera...

... ♪ late el corazón contento... ♪ 6 horas de atasco me esperan... ♪

Pergamino. Terminal. 2120hs. 5 de Setiembre.
Nueve horas y contando. Al menos el asiento contiguo está vacío y puedo extender mi desorden en el eje x.
La luna sonriente en el cielo limpio de la pampa, me acompañó durante este trayecto. Tan clara está la noche que se puede ver la cara oculta de la luna, como una sombra, un recuerdo, una premonición. En ese cielo abierto como una seda azul oscuro, las estrellas parecen haber sido bordadas por manos expertas. Una piedra de strass tras otra. Y esa primer estrella de la noche se me ocurre más que deslumbrante donde la ruta sigue en línea recta, en ese paisaje plano y monótono.

Comentan que en el paso de la cordillera en el lado argentino, fue cerrado la noche anterior por exceso de nieve. Lejos de molestarme, me parece una aventura exra y sin costos extra, aunque me preocupa el perder tiempo de estadía en Chile, por no poder cruzar.

¿En qué ando pensando? Me interné en las Crónicas del Angel Gris de Alejandro Dolina, como quien bucea en el Caribe. En cada página una sorpresa, pequeñas frases que son perlas o diamantes o semillas, dependiendo del valor que le otorgue cada cultura.
Entre esas líneas me asaltaron pensamientos de las más diversas índoles y la musa acudió a mí con alas de filigranas para compartir, aunque nunca la llamé directamente.
Es curioso que mientras el resto de los pasajeros está cenando, yo estoy afuera disfrutando del fresco, con la idea fija de sacar a Miranda de su funda y empezar a plasmar todo este caos mental en armonías que me son aún desconocidas.
Sí, Miranda, la flaquita ganó la contienda. En un principio, pensé viajar con Layla, pero la esta flaca es más guerrera para este tipo de viajes.
Así es que para convencerme, sometí a ambas guitarras a un duelo parejo. Misma canción, misma exigencia, y Miranda se llevó los laureles.

Mañana la claridad traerá orden y quizás me anime a contarles algo más. Hoy la sonrisa es constante. Primer día de vacaciones. Cuando sea grande voy a ser este primer día.
-------------------------------------------------

Santiago de Chile. Centro. 20:35 hs. 7 de Setiembre.
La gran odisea de este cuerpito gentil empezó al salir de Tres Cruces, y se extendió durante 33 maravillosas horas, unas 6 más de lo previsto.
Al salir de Pergamino, la noche por primera vez me acunó en su regazo permitiéndome un descanso relativamente constante a bordo del ómnibus. Por primera vez pude conciliar un cierto tipo de sueño durante este tipo de viajes.
Al despertar, el amanecer a mi derecha era un espectáculo de pinceladas rosas, y a mi izquierda se recortaba en el horizonte la línea irregular y nevada de la cordillera.
Mendoza hizo alarde de su denominación como "la tierra del sol y del vino" y nos recibió con un cielo completamente despejado.
Antes de descender del ómnibus, todos los pasajeros fuimos advertidos de que el paso de la cordillera estaba cerrado, ya que en la última semana, una tormenta de nieve había obstruído los accesos y túneles. Sin embargo, dado el buen clima reinante, podríamos partir a las 930 hs, hora en que abrirían las aduanas.
Bajamos del ómnibus para estirar las piernas y armar un mate. En ese momento, a las 8 hs, mis sensores estaban aún adormilados pero algo me dijo que este cruce andino no sería tan fácil.
A las 9 hs afuimos avisados de que el paso sería abierto recién a las 1230 hs. Por lo tanto, reiniciamos el viaje a las 10 hs para ser uno de los primeros en la larga cola de espera.
Al comenzar el paulatino ascenso, en medio de un paisaje como para sacar el aliento y devolvértelo a la vez, pudimos ver a nuestra derecha, sobre la baquina de la ruta, una enorme fila de camiones de dos ejes, de muchos kilómetros de largo. "Touché!", me decía una voz interior.
Unos kilómetros antes de la aduana argentina, a 2800 metros de altura, unos militares de azul nos indicaron que nos detuviéramos. Una nueva fila pero de buses de pasajeros, estaba formándose en la banquina derecha de la ruta. Allí fuimos a estacionarnos a las 1230 hs, detrás de unos 10 buses. Mirando hacia atrás, la cola se agrandó en unos 20 buses más.
A las 15 hs, aún no habíamos sido habilitados a continuar. Saqué a Miranda de su funda, y dediqué unas canciones a mis compañeros de viaje y al paisaje alrededor, salí a sacr fotos, leí más líneas, pero esta vez de Verlaine, y fumé un pucho con dos compañeros de viaje, ambos futuros habitantes de Santiago, ya que están en su viaje de exilio. A las 1530 hs por pudimos avanzar e hicimos el papeleo del lado argentino en casi un parpadeo.
Nos faltaba el ingreso a Chile, por la aduana del Paso de Los Libertadores, donde sabíamos que tendríamos que bajar del ómnibus, hacer una cola en la ventanilla, recibir nuestra visa, luego esperar a bajar absolutamente todo el equipaje, para que lo pasaran por una máquina. Los chilenos son muy cuidadosos con los alimentos y cualquier cosa de origen vegetal o animal que artraviese sus fronteras. Este trámite lleva alrededor de una hora y 20 minutitos.
Descubrí en el trayecto que el tema "Bajos de Blanco" de Popo Romano es el marco musical ideal para viajar en la estrecha ruta entre las montañas nevadas. Tanto silencio y majestuosidad, tanta belleza indómita, sólo podía ser perturbada por esa música.
Cuanto más nevado estaba el paisaje circundante, mayor era el reflejo del sol en la nieve, y tuve que vivir esta parte del camino con el ceño funcido, los ojos entrecerrados y algún lagrimeo de vez en cuando. Esto me pasa por no traer lentes de sol.
A un kilómetro de la aduana chilena, una nueva fila, y otra larga espera.
Eran las 19 hs cuando por fin comenzamos el descenso por la famosa ruta de caracoles, 30 curvas con pronunciada pendiente y cerradas en U, donde podíamos apreciar que la capa de nieve, en algunos lugares de 3 metros, podía alcanzar unos 7 metros sobre nuestras cabezas. Abundaron los comentarios sobre avalanchas, personas sepultadas, accidentes y cualquier tipo de desgracia relacionada con este momento.
Mientras el ómnibus maniobraba, cientos de camiones enormes ascendían, y podíamos ver en las secesivas curvas, la cola inmensa de vehículos que se buscaban llegar a la aduana chilena antes de que la noche se cerniera y el paso se cerrara.
El reflejo incendiado del crepúsculo en las montañas, fue un regalo extra, la compensación por tan larga odisea.

La ruta que llega a Santiago nos presentó a la luna nuevamente, pero al ingresar a la perisferia de la ciudad, la luna se fue nublando paulatinamente, no por las nubes, síno por el smog.
Al mirar a ambos lados, las paredes de las casas y cualquier muro más o menos liso, mostraban graffittis impresionantes, de un estilo sólo comparable con el de algunas obras que vi en los metros de París.

Al final, y con una ansiedad insoportable, llegamos al terminal Sur de Santiago. Eran las 2130 hs.

Pilar me recibió apenas bajé del ómnibus, con los brazos abiertos.
Nos tomamos un metro hasta la parada de la Universidad Católica (unas 8 paradas desde donde estábamos).
La primer señal de que esta ciudad huele a arte fueron las estaciones de metro, todas con distintos diseños, y una pulcritud inimaginable. Es cierto, abunda el smog, pero no hay papeles, o suciedad en las calles.

Santiago y el silencio se enemistaron hace mucho. Una ciudad con tantos habitantes y tanta actividad centralizada no admite pausa. Incluso en el apartamento, en un 8vo piso, donde estaré estas dos noches, salir al balcón no garantiza silencio alguno.
Lo que sí en imposible de evitar, es el contemplar las miles de luces titilando en la zona sur de esta capital. Un mar de brillantes dorados, como si alguien hubiese rociado purpurina desde lo alto.
Luego de un cálido recibimiento, Pilar y yo "tomamos 11" (un reemplazo de la cena, que consiste en té y panes, a veces ensaladas, a veces algo parecido a la cena, otras a una merienda), y luego nos asomamos al balcón, grappamiel ya corriendo por las venas. Entonces ella me señaló algunas de esas luces y las identificó con puntos estratégicos de la ciudad, cual si fuesen constelaciones de un cielo desconocido.
Resulta que los vecinos del edificio de enfrente tienen sus cortinas abiertas, y es fácil ser voyeur en este lugar, y sobre todo, desde esta privilegiada ubicación.

Al día siguiente, Santiago me develó el arte.
Pero esto será tema para otro día. Creo que por hoy ya han leído bastante y lo que sigue, ya ha llenado páginas entras de mi cuaderno de tapa verde.

Espero que no les haya resultado demasiado larga la espera. Gracias por sus mensajes, su interés y su paciencia.
Ustedes sigan portándose mal.

05 setiembre 2005

Holátiles! Te comunicaste a la casa de Dharma, La Quinta Pata.
En este momento no puedo contestarte ya que estoy viajando a Chile en mis primeras vacaciones después de dos años de trabajos pesados.
Si quieres dejar un mesaje, pincha en la volqueta de escombros y deja tu granito de arena.
Prometo contestarte en cuanto pueda conectarme.
Chas grá!
...
...
...
(Para terminar envíe y cierre o haga un click en los enlaces a la derecha de la página principal)

03 setiembre 2005

El del viernes atrasado pero vacacionando

PERDON POR EL RETRASO!
Vieron que antes de las vacaciones los días se complican un poco. Uno trata de sacarse el trabajo de encima, pero parace que éste se multiplica por todos esos días de ausencia que seguirán. Así es que dediqué esta semana a trabajar 12 horas interminables por día, y no tenía demasiado tiempo para escribir, aunque como se habrán dado cuenta, me las arreglé para no ausentarme del todo.
No creo que hayan esperado tan impacientemente por el post de viernes, pero es ya una tradición que las recomendaciones reaparezcan, así que ahí van los imperdibles, a pesar de estar ya en sábado.

Y prepárense porque adiciono un texto para que lean este fin de semana, que espero que los entretenga hasta el martes o miércoles ya que me tomo los vientos a tierras trasandinas.
La próxima vez, les estaré escribiendo desde Chile!

Sábado 3
- En Pachamama a las 22hs. Ciclo "Sólo las chicas": Samantha Navarro (en la foto) Entradas: 50 pé. Qué hay que decir. Estudié canto con ella y le tengo ese respeto que le tengo a todas esas personas que no tienen miedo de ser originales.

- Pero guarda! Elijan bien, porque estará Dolina esta misma noche, a las 21:30hs en La Feria del Libro en el LATU. Me compré el libro de Los Angeles Grises, para leer durante mi viaje en bus de unas 30 horitas, cruzando la cordillera. Si recién leen esto, corran que se llena!

Domingo 4
- En La Olla estarán "Abel y Caína" a las 21:30hs. Ciclo antídoto de domingo. Jazz, tango y ainda mais. Curbierto artístico de 40 pesuñas. Reserervas al 623 12 79. La Olla está en Bernardina F. de Rivera 1450. http://www.laolla.com.uy/ .
Fui el jueves (piel de gallina!). Además de la borrachera no autorizada que compartí con Azazel, gracias a la grappamiel "Pobre Marino" (Que nunca falte! Salú!), los músicos de Sicarios estaban particularmente enchufados, on fire, indescriptiblemente inspirados. Cayó Edy Porchile y su saxo soprano con él, y sumados a la excelente performance de batero y bajista, no les puedo explicar la noche que pasé.
Si todavía no fueron, se están perdiendo una perla montevideana.

Musica de viajero
Keith Jarrett/Gary Peacock/Paul Motian (At the dear head inn). Stan Getz (The look of love). Stephane Grapelli (The nearness of you). Michael Brecker (Tales from the Hudson). Sergio Mendez (Brasileiro). Djavan (Novena). Bonnie Raitt (Road tested). Gilberto Gil (Kaya Ngan Daya). Murga Contrafarsa y Mauricio Ubal (11 canciones en el área). Popo Romano (Cuarto de Música).
------------------------------------------------

Estimados querubines:
He de hacer una introducción a lo que sigue, un poco por respeto a vuestra salud mental y otro porque una temática así, caída como paracaidista en este espacio, podría herir vuestras sensibilidades, así como su relación con el entorno.
Lo que ustedes leerán a continuación es un fragmento de un manual, elaborado en una noche tormentosa y con el valiosísimo aporte en conocimientos históricos y prácticos de Azazel.
No se trata de un texto de divulgación científica universal, ni tampoco tiene pretensiones de serlo. Sólo unos pocos elegidos podrán entender en profundidad el contenido de esta cita, y llevar a la práctica estos consejos, los cuales fueron por primera vez postulados por La Bella Durmiente luego de su muy particular despertar y en momentos de nostalgia de su estado somniférico mágico.
Piénsenlo un instante y una vez que se sientan seguros de que resistirán toda tentación vana y de bajo perfil, adelante. Lean! (Recomiendo una copa de grappamiel o vino acompañando la lectura).

MANUAL PRACTICO DE LA BELLA DURMIENTE
Capítulo 8: "De los beneficios de dormir en la posición siamesa fetal doble", también titulado "Cucharita now!"

Fundamento:
Más conocida con el nombre vulgar de "posición cucharita", es ésta una de las posiciones predilectas de las parejas actuales. Un 70% de las parejas sondeadas son asiduas practicantes de este método con variadas finalidades. Aseguran que ésta requiere atención particular y demanda una búsqueda incansable* de su perfeccionamiento. El convertirse en verdaderos expertos de la "cucharée", exige continuos intentos, muchos de los cuales serán derrotas colosales.
A continuación detallaremos algunas de sus características, beneficios y precauciones a ser tenidas en cuenta para una práctica sana y con éxito rotundo.

Orígenes:
Ahondando en los anales de la historia, encontramos que las primeras referencias a esta práctica se remontan a la época del Rey Leopoldo Estanislao XXVII, a quién todos conocían como "El Cacho".
Debido a una fuerte presión política, Leopoldo vióse obligado a contraer nupcias con la condesa Charlotte Ricard.
Cuentan los cronistas de la época que el rey tuvo la gracia* de conocer el virginal rostro de su prometida recién en el momento mismo en que se celebraba la boda. Petrificóse de asombro al constatar el desorden estético que se escondía detrás del velo facial de la condesa y nególe el beso que daría inicio a su vida matrimonial.
Los consejeros reales y la aristocracia, exigían la llegada de un heredero para asegurar la continuidad del reino.
Fiel a sus principios religiosos, Leopoldo rechazó las numerosas alternativas presentadas por sus ministros (incluido el Obispo), los cuáles insistían en que se engendrara un hijo ilegítimo con alguna* de las cortesanas del reino. El rey no quería ser presa de la tentación sugerida: engañar a su pueblo de esta manera.
Luego de numerosos intentos que carecieron de la firmeza necesaria, y dado que cubrir el rostro de la reina con una almohada atentaba contra la vida de ésta, el rey finalmente dióse por vencido.
La reina enojóse ante los continuos rechazos de su marido y dióle la espalda en el lecho real.
Pero una noche, el rencor dio paso a la tristeza y Charlotte rompió en incontenible llanto.
El rey, conmovido, decidió aproximarse y abrazarla.
Leopoldo se percató entonces de la trémula tibieza y el dulce aroma que desprendía la tersa piel de su esposa. Arimóse un poco más. Fue entonces que penetró en sus oídos el suave sollozar de aquella frágil criatura, y entendió que ella era una buena y amable mujer.
El corazón del rey comenzó a latir con más fuerza y la sangre tomó un sólo rumbo.
Esa noche, la reina vio interumpida su angustia por una creciente pasión.
Según aseguran nuestras referencias, la descendencia del rey Leopoldo y Charlotte Ricard, fue una de las más prolíficas de la época.

Características:
- Se trata de una posición en donde dos o más cuerpos en posición fetal se aproximan y entran en contacto en paralela juxtaposición y sin interferencia. Una de las personas, sujeto a, será el/la abrazante, mientras que la otra, sujeto b, será el/la abrazado/a.
- En el caso de tratarse de más de dos practicantes, puede conocerse a la Cucharita con denominaciones tales "el sanguchito", "el trencito del oeste" o "la ronda catonga".
- Se recomienda la práctica sobre superficies blandas.
- Ideales son: escasa o nula vestimenta, un máximo acople de los cuerpos y la disponibilidad de apropiadas almohadas y/o almohadones.

Sección empírica:
He aquí algunos ejemplos de catalizadores que incitan a la práctica de la "Cucharée".
1) El frío: ¿Qué mejor excusa que refugiarse en los brazos del otro en las gélidas y desoladas noches invernales? ¿Eh? El calor corporal se concentra muy efectivamente cuanto mayor sea el contacto entre las pieles.
2) La tormenta: El Dios Thor puede ser un gran aliado para esta práctica. Basta con que de rienda suelta a su su furia, haciendo temblar el cielo, para que el sujeto b encuentre protección en los brazos del sujeto a. Bueno, si la tormenta es larga...
3) La cama de una plaza (o sillón): Pocas posiciones habilitan el máximo aprovechamiento del espacio como la cucharita.
4) El sexo: Si aún no se les había ocurrido, vuelva a leer la sección "Orígenes" de este capítulo. Agregaremos solamente un recordatorio pertinente: la cucharita puede utilizarse antes, durante y después de este ejemplo.
5) La pelea: Nuestros investigadores aseguran que este detonante es más frecuentemente utilizado por el género femenino. Podríamos resumirlo como: "Te doy la espalda porque estoy enojada", y subsecuente aproximación "involuntaria" de alguna parte del cuerpo femenino (a Charlotte le funcionó).
6) El despertador: Los mismos investigadores comentaron extraoficialmente, en el entretiempo de un partido de fútbol, que el hombre, por su parte, busca la perpetración de esta posición, con la excusa de interrumpir los sueños de su pareja mediante el contacto físico y llevar finalmente a otra perpetración* (sugerida en el punto 4). El desperetador es también conocido como: "Pssst! ¿Estás dormido/a?".

Precaauciones:
- Para el sujeto a: El/la abrazante:
a) Cuide particularmente la circulación sanguínea en sus brazos o podría despertar con la extraña sensación de estar manco/a. Si debe retirar el brazo, intente no molestar continuamente al sujeto b y/o despertarlo.
b) Un infortunado ronquido en los oídos del sujeto b podría finalizar con un desalojo del lecho.
c) Es aconsejable verificar el no consumir alioli, chimichurri o porotos de la abuela con chorizo de campo, antes de esta práctica (en especial si será la primera vez).

- Para el sujeto b: El/la abrazado/a:
a) En lo posible, evitar los pies fríos.
b) Cuidar especialmente el no empujar al sujeto a con el posterior o las piernas.
c) Recordar que si bien es el/la abrazado/a, también puede abrazar de alguna manera. Haga volar su imaginación.
d) Sea el/la abrazante de vez en cuando.

Notas *:
- Incansable: Y sino tómese un tente-en-pie.
- Gracia: Tal vez desgracia.
- Alguna: Todas.
- Perpetración: ¿Era esa la palabra?

A modo de cierre:
Charlotte se despertó luego de una apasionada noche, sorprendida por todo lo acontecido, cuando ya no le quedaba esperanza alguna.
Había esperado ese primer momento durante interminables años, desde que la Bruja de su casi desconocido país, la condenara con un terrible hechizo cuando ella era aún una niña de brazos.
"Tu rostro será un cuadro de Picasso (que dentro de algunos siglos será un artista muy famoso) hasta la noche en que se consuma tu matrimonio. Sólo entonces recobrarás el orden de tus facciones."
Los padres de Charlotte intentaron que su hija se desposara cuanto antes, pero sus intentos fallaban cada vez, en cuanto los consuegros se reunían a negociar las dotes para el casamiento y tenían el infortunio de conocer a la dama.
Por esta razón, finalmente decidieron encontrar un rey soltero que viviera lo más alejado posible de ellos, para que así fuese imposible que conociera la maldición que transformaba el rostro de Charlotte en un caos imposible, y le otrorgaba la fama de "La Cuasimoda".
Pensando en su oscuro pasado, Charlotte volvió a dormise luego de reacomodarse en el abrazo tibio y protector de Leopoldo. El hechizo se había roto.

01 setiembre 2005

Cómo domesticar al hombre

Primero den a luz la materia prima: un mamífero con capacidades innatas.
Incúlquenle desde chico las costumbres de usar ropas, un idioma y muéstrenle las cumbres inalcanzables con las que se encontrará.
Dénle la palabra amor y díganle que es la meta final.
Díganle que existe la mentira, pero sólo porque él elige crearla.
Háblenle de su capacidad de elegir una religión, o credo, o fé, y compárenla con la ciencia.
Sepárenle "lo bueno" de "lo malo", como el blanco del negro, y háganlo ver unas cuántas películas de Walt Disney, cosa que se acostumbre a definir ambas polaridades por separado.
Dénle la opción de elegir una orientación sexual pero prevénganle de las tradiciones culturales que lo discriminarán.
Muéstrenle el concepto y la obra del arte, o la Naturaleza, y cotéjenlo con la frivolidad, las apariencias y la hipocresía.
Insértenle en la mente un fanatismo cualquiera, una ideología inspirada por alguien más.
Dénle un trabajo, una familia, cuentas que pagar todos los días, unas cuántas desilusiones, algunas pocas alegrías, la capacidad de reflexionar sobre sus errores, uno o dos hobbies, tres o cuatro vocaciones escondidas, un don, una casa, el paisaje cambiante del mundo, deberes dados al género, instinto, sentidos, patriotismo o anarquismo a voluntad, limitaciones culturales, pecados capitales, mala suerte.
Dénle la palabra libertad, y convénzanlo de que sin ella, ninguna de las otras cosas es posible.

Luego envuelva todo ese paquete con una hoja de libre albedrío y dígale que puede optar transitar el camino que más le guste, el que le haga feliz en mayor medida.

Cualquier especimen de esta especie se pondrá él mismo la correa, elegirá su propia prisión.