30 enero 2007

Liliputienses XI - Telenovelas de la vida real

- Esperá Dhar! Quiero ver cuando se besan! -

Tres Cruces estaba repleto de gente. Mandy me había acompañado a la búsqueda de un libro en particular que ete aquí que está agotado, pero fue una buena excusa para pasear un poco, a pesar de que los "chopins" me dan alergia.
Igualmente, lo que pareció llamarle más la atención a Mandy fue el primer piso, el terminal, donde despedidas y bienvenidas se confunden entre las valijas y equipajes, y el murmullo constante hace que tus pensamientos vayan a la deriva.

- ¿Que qué? - Le respondí.
- Esos de ahí, se van a besar. ¿No ves que se despiden y que se quieren?- Me contesta con su clásica pose de "vos no entendés nada".
- Ah! Si... Pero me parece que ese es un momento privado, íntimo de ellos. ¿No te parece que mirarlos esperando un beso es un poco meterse en su intimidaddddd?-
- ¿Por qué? Si cuando dos personas se quieren, todo el mundo debería verlos y esperar los besos y abrazos.-
Tuve que estar de acuerdo.
- Igualmente, Mandy, si se están despidiendo, debe ser un momento muy triste para ellos, porque se van a separar, y sólo ellos saben cuánto tiempo.-
- Por eso quiero ver el beso! Porque va a ser un beso, como esos de la tele, esos así que parecen como si fuera el último, y se van a abrazar.-
Algo me dice que Mandy ha estado mucho tiempo conmigo y se le está pegando la costumbre voyeur. Ahora su madre va a decirme que soy mala influencia para ella.
Pero de todas formas, ante su insistencia, nos colocamos fuera del paso de los viajantes, pero desde un rincón donde podíamos ver a la pareja de jóvenes, casi adolescentes, cercanos a una de las puertas de embarque.
El beso finalmente llegó. Observamos en silencio. Cada movimiento acercaba sus cuerpos, y el abrazo fue impresionante. Me emocionó, al punto que mis ojitos, que son los primeros en reaccionar, se me humedecieron.
Mandy contemplaba, ensimismada, silenciosa, atenta.
Cuando el chico desapareció por la puerta de embarque, la chica quedó parada un largo rato, estática. Entonces Mandy, sin quitar los ojos de esa escena, rompió el silencio.
- Qué soledad! - Dijo. - ¿No ves como la gente pasa alrededor y ella está sola igual?-
- Lo veo. - Y las palabras se me atragantaron de repente, lo que hizo que Mandy volteara a verme y me encontrara lagrimeando.
- No mires nunca telenovelas. - Me dijo entonces. - Sino te la vas a pasar llorando. Mi Amigo Invisible dice que si llorás mucho, el alma se te va de a poquito. -

Salíamos del terminal, con el cuerpo liviano, mi garganta hecha un nudo, y la curiosidad de Mandy exacerbada.
- ¿Cómo se sienten esos besos, Dhar? - ("Difíciles por 5 mil"...)
- Hummm, a ver... Se sienten cálidos, y enormes, tiernos, dulces, y desesperados, como si tuvieses mucho hambre y justo te ponen un plato de tu comida favorita en frente. Esos besos te alimentan, por decirlo de alguna manera. Y son más completos y hermosos cuando también hay abrazos y caricias.-
- ¿Creés que alguna vez me van a besar así? -
(Piensa rápido, Dharma...)
- ¿Crees que alguna vez tú besarás así? No tienes por qué esperar en recibir, si puedes dar eso que deseas tanto. -
La niña reflexionó, mientras observaba a su alrededor, en la avenida, a los deambulantes. Al mismo tiempo yo me imaginaba a su madre cerrándome la puerta en la cara, con magnífico portazo de "no sos bienvenida" o peor, de "pervertidora de menores".
- Yo no veo a nadie que haga eso que decís. Ni en la escuela hay gente que haga eso. -
- Justamente. No es frecuente, así que si adoptas esa modalidad, vas a ver cómo te van a tocar esos besos, aunque espero que no se traten sólo de despedidas como la que vimos hoy.-
- Si... Bueno... Igual espero que no estés ahí, porque te vas a llorar todo. -
- Jajajaja! Soy una llorona, pero eso es porque me conmueven las demostraciones de cariño. No es tan malo. -

Seguimos caminando bajo un sol amenazante. Durante un par de cuadras Mandy no habló, pero yo sabía que se traía algo en esa cabecita suya. Por eso no me sorprendió tanto su siguiente intervención.
- ¿Lo extrañás? -
- ¿Lo qué? ¿Los besos? -

No sé qué es lo que hace que ella tenga esa capacidad... Suspiré y miré al cielo. No recuerdo mi respuesta exacta, pero sé que el resto del camino me quedé imaginando el Monte Albán, y cómo el cielo parece estar más cerca desde allí.

23 enero 2007

Imágenes en la retina

He aquí una breve reseña, de algunos clicks que por alguna razón se mantienen en la memoria. Olvídense de la técnica y la calidad. Nomás disparo a lo que merece ser retenido de alguna otra manera.

La cámara... es una de las cosas que extraño más en estos momentos.
Debe ser por esta razón que regurgito estas imágenes, producto de azarosos deambulares.

1

Image Hosted by ImageShack.us


Verano: En el muelle pasando justito el puertito del Buceo. Un lugar privilegiado para ver mariposas dormidas.
Tendría más sentido si yo supiese andar en bicicleta. La pesca además, es otro de esos placeres que también viene siendo postergado.

2

Image Hosted by ImageShack.us

Fin del invierno en Paris: Esta ventana pertenece a la buhardilla de Paris en donde estuve un abril, hace casi dos años. April in Paris, debería llamarse. Singularmente, se me dan seguido los viajes en abril, y los no-viajes también.
La buhardilla, divina. Casi puedo sentir el aroma del aire en el 9no arrondissement...


3

Image Hosted by ImageShack.us

Otoño: Primer experiencia con una cámara digital, y un interesante encuentro con el culpable de la desaparición de las hojas de otoño sobre las cuales me gusta caminar. Aquí, la prueba oficial del delito, y un baile improvisado con la sombra de un semáforo.

4

Primavera: Una de las mejores cosas que trae esta estación, la flor del clavel del aire, y los picaflores que la visitan. Necesitaría mejor cámara para lo segundo, así que me conformo con este disparo a todo color.

Estimados querubines... les toca!

17 enero 2007

¿Googleando un poco?

Ahora que setée mis counter para que me tire de una vez por todas el análisis de las búsquedas de google que dan como resultado nuevas visitas, me he encontrado con unas cuántas sorpresas, algunas de las cuales no sé si son gratas o no.

Carnavooool!
Lo que me da mayor satisfacción es que sí, efectivamente, la mayoría de las entradas por el carnaval, rinde sus frutos a los visitantes. Y no se crean que los uruguayos son los únicos obsesionados por el tema; visitantes de todas partes del mundo (y cuando digo "todas" hablo de países como Ucrania, y algunos más bizarros). Claro que muchos dirán que en realidad estas visitas son de uruguayos radicados en lo largo y ancho del globo, pero yo no estaría tan segura de eso...

Quince Primaveras
Por ejemplo, he notado la cantidad de personas que me encuentran gracias a los cumpleaños de quince. Lo que publiqué como un hecho deprimente en cierta forma, es motivo de ilusión para otras que deambulando en el ciberespacio, encuentran mis palabras.
Así que paso a desilusionar a los visitantes que quieren encontrar fotos de Thalía, o la letra completa de su canción, que esperan que dé consejos sobre cómo deben ser sus vestidos, o cómo bailar el vals, o enseñarles a hacer las tarjetas, o los souvenirs que pueden darse al final, o los dj que contratar, qué luces poner, dónde se hacen las mejores tortas. Aunque sí puedo decirles como evitar el bochorno de ser el vejerto borracho que baila solo en la pista cuando todo terminó... Bueno, podría..., pero para qué ahorrarles tan increíble anécdota en su memoria, ¿no?
Con todo el respeto del mundo, mi texto al respecto estaba teñido de un cinismo bastante obvio, porque sigo considerando que esas fiestas fueron tradicionalmente creadas como una parodia del casamiento, con el único fin de anunciar que "la nena" ya está en edad de dar y recibir (y sobre todo de lo segundo), por decirlo de alguna manera, o como dicen los veterinarios, de ser servida. Es cierto que con el tiempo, lo que originó este tipo de festejos se ha ido perdiendo o borroneándose en la conciencia, pero en algunos lugares del mundo, países más religiosos que este, sigue teniendo un significado muy similar al original.

Cagada por las moscas
También están los que quieren tener pecas, como Mandy. Me caen simpáticas esas visitas.
Claro que a Mandy también la han encontrado por ser una liliputiense más, la mayoría de las veces aquí. Pero esta serie fue encontrada usando palabras tan variadas como: "cómo se pasan las etapas en el tercer ojo el juego", "amigo invisible" y "soy pirata tuerto."

Turístico
Me alegra sobremanera que mis viajes, o mejor dicho, las crónicas de los mismos, sean lugares de referencia para quienes quieren vacacionar, o solamente alimentar su curiosidad, o aprender ciertas cosas, o entretenerse.
Así, algunos deambulantes encontraron mi relato sobre Pelluhue, o de Curanipe, la octava dimensión chilena, y otros puntos de Chile, "cruzando la cordillera" o buscando "la casa en el aire un techo Santiago".
Otros han caído seducidos como yo, antes las maravillas mexicanas, usando "fotos de chihuahua mexicaneando", "cursos de clown en Monterrey", "mercado de artesanias del barrio antiguo Monterrey", "leyendas de los callejones del puerto de Veracruz", "grupo musical escarcha de oaxaca", "cuántas etnias hay en el estado de México", "receta estándar del chocolate oaxaqueño", "jugos boing", "programa de la candelaria Tlacotalpan", como búsqueda.

Las imágenes
- Primer puesto para Manos desde el cielo (mis manos sacadas entre Tom y yo, y destrozando la cámara)
- Segundo para ChichaCerdo (yo también creo que es maravillosa... más que nada por el chicharrón y su verdoso y rojizo acompañamiento)
- Tercero para PerroEscultura (es que es increíble el chicho, no lo pueden negar, y no es mérito de la fotógrafa... el bicho supo posar... ¿cómo era? Ah! Sí. Xoloescuincle)

De los cuales estar orgullosa, que se me doble la puntita del cuore, que se me hinche el pecho y explote como un sapo, eso... que se lean.
Hay quien busca con curiosidad y encuentra algunos de mis momentos más lúcidos.
Por ejemplo, adoro que alguien encuentre a Fede, cuando pone la palabra Moforibale. No hay mejor homenaje que le pueda haber ofrecido. Lo extraño, pero sin duda estará bien.
Algunas búsquedas inclasificables como "criss angel el truco del palillo de dientes", o más directamente, usando "perfil jardinero", hicieron que resurgiera en mi memoria uno de mis Perfiles favoritos. Pero los "ejes cartesianos" también trajeron al presente otro perfil.
O por supuesto, Lady in Satin, una de las investigaciones que más satisfacciones me ha dado.

Las búsquedas inclasificables
- "b. spears sin ropa interior"
- una que habla de la "película donde una espuma que es comestible es un monstruo"
- "hierbas para purgar a las palomas"
- "escuchar salsa de alcoba"
- Absurdo: "cómo arreglar un enchufe". Jajajajaja! Pobre incauto!
- "q le pasa aun perro cuando le tiembla la pata y no para". Perrillo, vas a tener que encargarte del asunto. Yo no tengo ni idea.

Between no more and drink a chair
Qué decepción me llevé entonces al descubrir lo que irónicamente he de llamar... Las maravillas de las traducciones de google.
Realemente sería bueno que alguien le avisara al que programa esa cosa, al menos de la inversión entre sustantivos y adjetivos que tienen que hacer los de habla anglosajona cuando incursionan en las lenguas latinas.

Lo lamento mucho por esa persona que ha entrado desde USA numerosas veces, tratando de leerme sin éxito, y que probablemente, luego de ver esa bonita traducción, decidirá nunca más visitar La Quinta Pata. (Notita: pongan especial atención a los diálogos).

-------

Javier diría otra vez, "te mandaste un post barato, y encima de autobombo", y capaz que no está tan lejano a la realidad. Pero qué le voy a hacer, ya me malcrió la bloggósfera, y según he notado en estos recorridos, esta casa cada día se vuelve más íntima, o al menos esa es la impresión que me da.

En todo caso, viene bien darse una vuelta por los archivos. Algunas cosas no están mal para nada, y hasta me reencontré con antiguos lectores que ya no dejan su huella en la volqueta de escombros, pero quién sabe, siguen pasando a husmear las nuevas publicaciones.

14 enero 2007

El jazz está de luto



Anoche Nacho avanzó los temas de mi reproductor de mp3, y plantóse en un temazo de Michael Brecker llamado Soul Naked.



Hoy me entero que a más o menos a esa misma hora, Michael Brecker se despedía de este mundo.




No imagino otra manera de rendirle homenaje, que dejándoles disfrutar de su pasión por el saxofón.


Buen viaje!

10 enero 2007

Liliputienses X - Mandy cuenta

La historia, contada por Mandy.
Transcribo lo mejor que puedo...
Enjoy!

Mi abuelo hace carpintería en el medio de su casa. El que es abuelo por parte de papá. Mi abuela, en cambio, me enseña a coser, a hacer manualidades con cerámica y arcilla, a tejer, a hacer crochet, y cuando salgo de la escuela, me da una cocoa con pan con manteca, y enseguida me empieza a enseñar cosas nuevas. A mí lo que me gusta más es hacer cadenitas y pintar en cajitas y cuadros.
Una vez me enseñó a hacer hombrecitos con cajas de fósforos, y después mi mamá se enojó conmigo porque vaciaba las cajitas de fósforos para hacer más hombrecitos. No entiende que yo quería hacer a toda una familia, de esas grandes que se sientan los domingos en una misma mesa a comer y a conversar y a hablar de cosas de esas que pasan en la familia y a mirar la tele o salir de paseo.
Ninguno de mis padres entienden eso, porque prefieren las cenas con esos amigos con los que ella y mi papá hablan de cosas serias y hacen chistes que yo no entiendo, pero que les hace reír a los grandes. Cuando mi papá todavía estaba con nosotros, hablaba fuerte en esas reuniones. Tanto que todos se callaban mientras él hablaba, y lo miraban como si él fuera el único ahí. A mi me aburren esas cenas, aunque a veces, los amigos de papá traían a sus hijos, algunos de mi edad y entonces, mientras los grandes hablaban yo jugaba con los hijos, les prestaba mis juguetes, les enseñaba a hacer hombres con cajitas de fósforos.

Ahora que papá no vive con nostros, no hacen más de esas reuniones, ni vienen los hijos de los amigos de mamá a casa. Creo que mamá no tiene muchos amigos desde que no está con papá. Se la pasa todo el día apurada como si tuviese que ir al baño. Con ese apuro no debe tener tiempo para los amigos.
Tampoco se ríe desde hace mucho. A veces con la tele la escucho reír, pero no es la misma risa. No es como la risa de antes. Ahora es una risa como cansada, como con sueño. Y ya no canta en la ducha. Antes cantaba las cosas que ella escuchaba en la radio, o las que oía de chica. A veces me gustaría saber dónde dejó la risa de antes para ir a buscarla. Pero pienso que capaz que ella decidió perderla, y que no será fácil.
Pero mi abuelo sí se ríe mucho. Se ríe cuando lija la madera en el medio de la casa. Se ríe también cuando me ve haciendo manualidades con la abuela, y se ríe más cuando me cuenta cosas, como que él se quedó pelado de tanto peinarse para adelante, y entonces el pelo se le fue para el pecho, y por eso ahí es peludo. Y yo me río con él.
Mi abuelo tiene un traje gris con rallas negras finitas que me gusta mucho, y siempre se lo pone para salir conmigo a pasear. Aunque la abuela no sale mucho, a mí me gusta ir a la feria o al mercado con mi abuelo, porque me hace oler cosas, y tocar, y me explica de cómo fue que apareció una fruta, y cómo se cocinan las verduras. Pero al final, la que cocina es mi abuela.
Ya no veo tanto a mis abuelos, por lo de papá y mamá...
Al principio me sentía sola, triste, porque no tenía con quién hacer manualidades y jugar, pero luego, un día, apareció mi amigo invisible. No sé cómo fue. Nomás apareció, o fue apareciendo, no sé. Pero yo no le hacía caso, o no quería, porque eso de que apareciera era raro, y no sé, creo que tenía miedo, o como mi mamá dice, "hay que desconfiar de los extraños".
Pero como cada vez venía más seguido, en la casa, en la noche, en la escuela, en la calle, en el club, en todos lados, me empezó a gustar que estuviera. Y entonces empezamos a hablar y a contarnos cosas, después a jugar. Me enseñó muchos juegos que yo no conocía, y todos los días cambia de nombre para poder jugar, y además me acompaña cuando estoy triste porque mamá me reta o me pone en penitencia, o cuando mi papá se pelea con ella.
Al final nos hicimos amigos, y me acostumbré a estar con él. Hasta aprendí a llamarlo cuando quería estar con él, y pasamos horas y horas hablando y jugando.
A mi mamá no le gustó para nada. Ella sigue desconfiando. Claro que para ella, él sigue siendo un extraño. Pero para mí no lo es. Es mi amigo, es mi compañero.
La cosa es que hace un tiempo yo tenía que terminar esa carpeta de la escuela, y mi mamá se puso como loca de que tenía que terminarla, y me vigilaba todo el tiempo, y encima me puso en la clase de inglés, y el club y la guardería larga, y al final pasé re cansada, pensando en la carpeta y en el sueño y en mamá vigilando. Así que le dije a mi amigo invisible que no podía jugar con él. Y se fue. Y me dejó sola.
Me puse muy mal, muy triste, tan triste como antes que apareciera. Entonces hablé con Dharma. Lo bueno de Dharma es que le entiendo lo que me dice, porque todo el mundo te dice cosas, pero al final no se entiende nada. Mamá me hablaba de cosas sobre responsabilidades, y eso de que uno crece y las no sé qué cambian. Pero Dharma me hizo darme cuenta de que si yo me acuerdo de él, entonces puede volver, y me hizo sentir mejor. Capaz que mi abuelo hubiese dicho algo parecido, porque mi abuelo habla igualito que ella, o ella igualito que él, pero ella con muuucho más pelo.
Y hoy me di cuenta que en realidad mi amigo invisible reapareció de a poquito, como la primera vez, primero sin hablar, y luego más cerquita, hasta que me di cuenta que estaba ahí hacía tiempo.
Ahora estamos más cerca que nunca, pero ya aprendí que mejor no lo digo tanto porque sino mi mamá se enoja y me va a querer poner a hacer muchas cosas para que no tenga tiempo de jugar con él. En realidad ya hago muchas cosas, pero es distinto ahora, porque sé cómo hacer para hacer todo y estar con él, así, como Dhar me había dicho esa vez, cuando me llevó a pasear.
Estoy contenta, y quería contarlo y que Dharma lo escribiera, porque no creo que mi madre la lea a ella, pero sí creo que mi abuelo lo haría, y ahora que no lo puedo ver, capaz que lee y se entera, y se ríe como él se ríe, y se pone a lijar de nuevo.

06 enero 2007

Vértigo nocturno

Siempre la describo en quietud, como un elemento etéreo, con esa sensación a buceo de profundidad. A menudo las estrellas o la Luna entran en escena, o la rambla, o mi copa de grappamiel Pobre Marino o el vino tannat de turno... Y se vuelve intimista, reflexiva, personal, escribiente.

Pero existen otras facetas que si bien no veo muy seguido, a veces extraño.
Esta cara va forzosamente acompañada de una cierta emoción que no sabría cómo describirles. Las luces, el movimiento vertiginoso. Diría que es algo así como circular a gran velocidad por una avenida iluminada. Alguna vez la llamé "sensación Las Vegas" por su cinética urbana.

Tengo recuerdos puntales de esa sensación. Las noches en el centro de Piriápolis; una en especial en Valparaíso; la primera vez que estuve en Santiago de Chile, en el barrio suizo; mi estancia en Magaluf (Mallorca), concretamente la noche en que llegué a la isla y paré en Mambo's, y la noche en que festejamos noséqué en el apartamento de la terraza espectacular; esa noche en Punta del Este en plena temporada; el paseo noturno por Veracruz; mi primer paseo por Insurgentes en el DF.

No sé por qué en esos momentos en particular y no en otros, es que me agobia esa sensación. No lo hacen las idas a la Ciudad Vieja ni las noches en Paris, ni siquiera las maratones de bailes de mi adolescencia.
Estos momentos en los cuales la sensación Las Vegas entra en mi mente, el aire es más mental, cargado de neón, y casi snob, sin llegar a saturarse.

He llegado a la conclusión de que siempre existe una mezcla de asombro y sorpresa, que me hacen sentir extraña y cómoda a la vez, pero como sapo de otro pozo sin duda alguna. Difícil es encontrar esa combinación. Este es un cocktail que pocas veces se fragua y que de vez en cuando le viene bien al cuerpito. Sólo de vez en cuando.
Y es un trago del que no abusaría jamás, porque simplemente tendría baja tolerancia. Sin embargo, es una delicia en ESOS momentos en particular. Esas noches, y no otras.
PD. Se ve que no fui una niña buena... snif! No hubo reyes para mi...

03 enero 2007

InVIERnáculo recibiendo el 2007

Pos si! Aquí está, este es, ya llegó el 2007!
Veamos qué recomendaciones musicales pueden encauzarlo...

- Cherry Poppin' Daddies - Zoot Suit Riot (No sé por qué no lo recomendé antes... De hecho tuve el placer de canturrear el temita en cuestión en el Cine Plaza con la Big Band, en el 2005)

- Jamie Collum - Twenty Something

- Al Jarreau - Live in London (Viejo ya, pero lo viejo se transforma en un clásico cuando no pierde validez con el correr de los años)

- Jeff Lorber - Midnight

- The Singers Unlimited - Magic Voices 4 (Muy a lo Manhattan Tranfers, pero anteriores a estos)

- Valle, M Y Viglione - Vivo en Montreux

- Dave Brubeck Quartet - Amsterdam/Copenhagen/Carnegie Hall (Gracias Mike!)

- Lenine - In Cité

- Emir Kusturica & No Smoking Orchestra - La vie est un miracle

- Lenny Andrade - Canta Altay Veloso

- Squirrel Nut Zippers - (No hay como las ardillitas)

- Django Reinhardt, Stephane Grapelli & Yehudi Menuhin - Tea for two

Tiendo un puente entre la música y las letras con esta columna que, más allá de si uno está de acuerdo o no, me resultó interesante.
El puente fue tendido a esta página chilena, que cita algunas de las muchas cosas en las que Friedrich Nietzsche metió las narices, además de incluir otros miscellaneous.
Y en realidad se trata de una página dedicada a los comics y centro de enlace de ilustradores y caricaturistas chilenos, como podrán ver en la Home Page correspondiente.

Con dos clicks más y gracias a mi creciente interés por la historia mexicana, encontré lo siguiente.

Estas reacciones en cadena, ya las conocemos... Les dejo a ustedes la tarea de continuar la travesía, a ver qué encuentran...

PD. InVIERnáculo en miércoles porque es como mi viernes, ¿y qué?