14 julio 2009

Collage

No todo es malo aquí, pero en la crítica
se supone que se encuentran soluciones.


Monterrey, esta ciudad con tanto dinero y con tanto potencial, se hunde solita en su materialismo, su falta de cultura (más notable en los ricachones que pagaron la privada de sus hijos, y más notable y vacua en los hijos de la iniciativa privada).
La palabra "cultura" por aquí ha sido tergiversada, manoseada y violada mil veces. Hacer algo cultural por aquí es básicamente la excusa perfecta para lavar dinero.

Nadie se queja. Ya lo he dicho anteriormente. Y como expliqué también en ocasiones pasadas, el que no se queja, se deja. Se dejan destruir los pocos espacios naturales que tienen alrededor. Se dejan destruir La Huasteca por la iniciativa privada (pariente, en el sentido literal de la palabra, del gobierno).
¿Se acuerdan que iba a haber una manifestación contra esto? En Monterrey son 5 millones de almas. En la manifestación eran 300; 50 de ellos parte de los medios. Leer sobre el tema (o cualquier otro tema) en el diario es una muestra más de la ignorancia que reina y que alimentan día a día todos los cómplices en esta desinformación. Es vomitivo ver lo que publican, la confusión que generan, y el criterio atrofiado de quienes dirigen los medios.
El mismo proceso culminó con el entubado del río Santa Lucía, y posterior fabricación de una piscina celestial (ya más verdosa que celeste), en lo que antes era el caudal del río, y donde ahora hay carreras de patos de hule para juntar fondos para una organización de lucha contra el cáncer. ¿Uds. ven esa paradoja como la veo yo? (Sool se va a emocionar con estas imágenes) (Estas fotos son de la carrera de patos de hule en el Paseo Santa Lucía, en el 2008, y fueron sacadas por Pablo P.)

Los concursantes....


Antes de largar....


Confundidos....

Y no se quedan cortos, el Parque Nacional Cumbres, ahí en La Husateca, tiene muchos postores. ¿Dónde andarán los de Greenpeace cuando realmente se necesitan acciones radicales? ¿Dónde hay un geenpeacero atándose a una roca de La Huasteca cuando vienen de los medios y entrevistan a un paseante atontado que dice que si no ponen banquitos y surtidores de Coca-Cola en el parque no vale la pena que te cobren 20 pesos la entrada al estacionamiento del mismo? (no encontré la nota en que lo leí, pero la tengo en versión impresa).
¿Cuántos parques de la vuelta tienen estacionamiento? Muchas preguntas...

Dirán que al fin de cuentas estoy comiendo todos los días, más o menos sobrevivo al calor agobiante de este semidesierto, y que tengo la música.
He aquí que los músicos también han sido contaminados de esta inercia virulenta. Hacer música por aquí es vender un negocio, el evento, la bandita para la recepción. Hasta los músicos del cono sur que está viviendo por aquí han sido transformados en autómatas del negocio musical.
He de decirlo... son pocos los músicos de por aquí que no están prostituyéndose de alguna manera. ¿Dónde ha quedado la dignidad de decir "no voy a tocar para personas que no quieren realmente disfrutar de arte que uno les entrega"?

No se puede caminar en las calles. La ciudad ha sido diseñada para los autos, los camiones pesados, las industrias. No es una ciudad para andar en bicicleta o en patines, ni siquiera en moto (a no ser que trabajes de delivery boy/girl).
Si pensaban que Montevideo es gris, es porque no han visto Monterrey. El cemento se adueña de todo. La desertificación se acentúa con cada nuevo edificio o casa de complejo habitacional de 3x3mts que hacen "para que tengas tu hogar pagado con cuotas minúsculas", tanto como tu casa lo es.
El tamaño no importa en realidad. Yo viví en mi depto chiquitito muy cómodamente antes de venirme para aquí, en mi refugio que hasta ahora sigue siendo denominado "mi hogar", aunque seguramente alguien más lo debe estar gozando en este momento. Pero la casita de los fraccionamientos que se construyen por aquí se supone que es funcional para una familia tipo de 4 integrantes o por lo menos estéticamente agradable... Las mentiras son tan descaradamente visibles... La población es tan decididamente conformista... Es muy frustrante.

La política (mejor no abundar sobre ciertos temas), el culto a la societé regia, la ignorancia del gobierno que permite que sus patrimonios centenarios que muchos países le envidian, se les caigan el pedazos... ya no chocan con la conciencia de casi ningún regiomontano, porque finalmente consiguieron completar la lobotomía general.

Y encima son todos muy religiosos... Ah! Eso sí! Acá todos van a misa. Porque es obvio. Primero nos tragamos a la tierra, nos comemos los espacios naturales para así agudizar el proceso de desertificación de la ciudad cada año de forma más y más acelerada. Pero la nena se casa por iglesia, con vestido blanco, y sale en la revista Chic! de Milenio, la única publicación a color que ellos tienen. Porque hay que invertir en eso, en que los ricos sigan siendo los que dirigen el destino del pobre infeliz que está haciendo cuentas para ver con qué tormenta de la época de lluvias se le va a inundar la casa, o desbarrancar por un deslave... Bueno, esto, si acaso llueve este año...
Claro que la vida no está completa en esta ciudad si después no vas a gastar dinero a lo bobo.

En esta ciudad no sólo el culto religioso de dos caras está presente. La buenas lenguas dicen que no hay ciudad más trabajadora en México que Monterrey. Y los medios (otra vez) alimentan al proletario y la opinión pública en ese sentido. He aquí la gota que derrama el vaso. Y he aquí las reacciones de muchos... fuera de Monterrey, claro.
¿Y qué hay de las leyes laborales? En las grandes empresas te hacen firmar para que te comprometas a no formar parte de ningún sindicato. La fiscalía descansa.


En este ambiente tienen que desarrollarse algunas mentes que luchan para no ser contaminadas. Las vuelve fuertes, sí, pero inflexibles. Las vuelve determinadas, pero faltas de creatividad. Las vuelve arrolladoras, pero unilaterales. Las vuelve críticas, pero faltas de iniciativa.

El peligro mayor, es transformarse en una de ellas.
A esta altura, no le temo a los narcosicarios de la zona. Le temo a todo lo demás. Vivir con miedo, es una estrategia más, y si resulta, da el mayor poder de todos.





PD. Cuando sea grande voy a ser prófuga de esta cadena.